Archivo de Septiembre, 2010

Caricatura de La Razón del 19-09

Caricatura de La Razón del 12-09

Caricatura de La Razón del 05-09

La depravación de la crueldad

A mediados de 1700 el escritor y político irlandés Edmund Burke expresó en forma certera, la famosa frase “Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”.  Este dardo del pensamiento se pone en vigencia hoy en día cuando vemos la depravación de la crueldad en las distintas esferas de la sociedad venezolana. Los voceros del gobierno forajido del teniente coronel alzado no muestran ningún pudor a la hora de expresar públicamente y en actos oficiales las iniquidades, burlas y mentiras en medio de la abulia generalizada de la sociedad que tan solo se ruboriza sin hacer nada. El reflejo de este estado de impunidad lo vemos en las recientes noticias de sucesos, donde apartando el aumento de sus estadísticas, ahora se añade una carga de brutalidad y crueldad que nunca habíamos visto en nuestro suelo.

Para comprender este fenómeno de la crueldad como herramienta de control político y social hay que observar la figura del jefe de la policía y el servicio secreto, Lavrenti Pávlovich Beria en la dictadura comunista de Stalin. Beria era temido por su alto grado de maldad y perversión, siendo públicas sus conductas de violador pederasta. Esa crueldad utilizada por Stalin a través de Beria luego la heredó la KGB, pasó al G2 de Castro y ahora la importó Chávez como fórmula para atornillarse en el poder.

No son casuales las manifestaciones de crueldad en los ensañamientos hacia los esposos Haydée Castillo y Antonio López Acosta, tampoco en los casos de los comisarios, la jueza Afiuni y en estos momentos hacia la familia de Franklin Brito. Ello forma parte de una política de opresión orquestada en un tinglado con apariencia de institucionalidad mal disimulada. Por eso no es de extrañarnos la desfachatez de la presidenta del TSJ, Luisa Estella Morales o del diputado Carlos Escarrá cuando manifiestan cínicamente que no debería existir separación de poderes o cuando el presidente de Telesur, Andrés Izarra emitió sus carcajadas al mejor estilo de The Joker, como argumentos del oficialismo ante las denuncias sobre incremento de la violencia en Venezuela cuando se debatía en CNN el reportaje sobre los movimientos armados alrededor de la figura de Chávez.

Éstos y muchos hechos más se van acumulando en los expedientes ante los diversos entes internacionales, como la Corte Penal Internacional y Chávez y sus rufianes saben perfectamente sus consecuencias en materia de Derechos Humanos. Por ese motivo es de suponer que la crueldad seguirá manifestándose en la vida diaria de Venezuela, porque al igual que sucede en el malandraje de las zonas marginales,  los azotes de barrio no pueden mostrar signos de debilidad, sino aumentar sus manifestaciones sanguinarias para lograr aterrorizar a los vecinos y asegurar de este modo su supervivencia mediante el miedo.