Archivo del tema 'Ideas en Voz Alta'

Maria Corina: No pero Si, Si pero No

Volver a explicar todo # 10 –
MCM: No pero SI, SI pero No

Alberto Franceschi G
7 de Mayo 2015

Admito la dificultad de referirme a una personalidad de las muy pocas que respeto y mucho entre aquellos que hacen vida en la política venezolana, me refiero a María Corina Machado, sobre todo con motivo a poner en tela de juicio, en este artículo, su actual posición asociada a la MUD y a su propuesta electoral, que para ella se hizo necesaria y hasta irrenunciable, desde que dejó aquella muy útil ONG, SUMATE, que Chávez odiaba por desmontar siempre la mentira oficial sobre su pestilente sistema electoral.

MCM prefirió, en el límite de su tolerancia ética, acompañar a la franja más que importante de nuestros ciudadanos, que prefieren seguir creyendo que es posible lograr un cambio en Venezuela, a partir del uso de los espacios de libertades retaceadas y en particular del espacio electoral.

Confieso, para abreviar, que esa fue exactamente la misma posición de muchos que optamos, en años pasados, por apoyar el uso de esos escenarios.
La diferencia es que MCM sigue insistiendo que es casi obligatorio ejercer el derecho a ser sodomizados por el régimen, que nos somete a la consabida declaración final de la Tibi, el día de escrutinios que declara ganador a los candidatos de la dictadura.

Aclaremos rápido para no desatar falsas peroratas, anti o pro, abstencionistas, que admito sin ningún margen de dudas, que cada cual está en su derecho, de participar o no, en cualquier evento electoral por las más diversas razones encontradas y hasta contradictorias con el sentido común.
Más aún me opondría a quienes objeten ese derecho a personas como MCM que ejerció la diputación con gallardía frente al despotismo y que Diosdado canceló manu-militari cuando MCM “se pasó” del límite tolerable, con aquello de ir a la OEA a denunciar las pestilencia del régimen de hampones rojos.

Y entramos entonces en el fondo de la materia: MCM descubrió, y ese es su mérito, todos los límites de la estafa institucional en la representación legislativa ante los cuales asumió los riesgos.
El gobierno ha mandado incluso a maltratarla y MCM sabe que apenas evalúe el régimen las condiciones extremas de sus propios riesgos, ella tendrá en agenda su encarcelamiento e incluso matarla, con el consabido y manoseado recurso del hampa carente de límites.

La acusación más fácil del político electorero MUD legalista, cohabitante con la dictadura, contra quienes nos permitimos desmontar sus argumentaciones falaces, es el chantaje de: “es muy fácil desde Miami andar criticando, véngase para aquí y arriesgue igual que nosotros” y por cierto no es MCM la que pueda decir esa idiotez, por demasiadas razones, siendo la principal: que es también un derecho no ser un preso de Diosdado o Maduro o ser víctima de una bala perdida de un hampón, que si sabe contra cual blanco dispara y de eso si puedo hablar y mucho, solo que nunca hice alharacas.

Donde ya uno deja de entender a MCM es cuando, usando ella el argumento de buscar TODAS las voluntades posibles para la resistencia a las imposiciones del régimen, aboga por ejemplo por el derecho a elegir opositores a curules del “burdel de Diosdado”, de donde fue precisamente echada de la forma más atrabiliaria posible, que significó para muchos como yo, llegar a la definitiva conclusión que a esa bosta de poder “legislativo” no puede volverse, sino con una orden explicita de disolución y apresamiento de todo el malandraje rojo que anida allí, o “por ahora” en plan de cómplices del “método Diosdado” de concebir los derechos de los representantes llevados allí por el voto opositor.

Creo con sincero afecto por MCM que ella, en la búsqueda de ser la mejor, por no decir la UNICA representante de la oposición legal, que lleva en libertad la pesada carga de hablar y actuar en el extremo de los límites que tolera la dictadura, ha terminado creyendo sus propias fantasías de convertirse en una adalid de derechos perdidos hace rato y nosotros creemos que no pueden ser recuperados mediante la socorrida reincidencia en querer volver, o mandar a otros de mucho menor calidad que ella, a ese “chiquero de Diosdado”, donde por cierto se revuelca gustoso entre sus pestilencias su abochornante suplente, el cerdito gordito ese que Diosdado compró por 4 reales.

Vender la ilusión, como lo hace MCM sobre que “vamos a ganar las elecciones” es sencillamente mentir. Y si bien es cierto que se considera muchas veces útil mentir piadosamente en política y no andar de Casandra o propalador de “malas ondas”, no es menos cierto que quien escoja este camino, de forma tan decididamente contraria al sentido común, termina sin distinguir lo verdadero de lo falso, quedando prisionera de las reglas de ellos.
Porque ellos, MCM, si son coherentes y a veces van hasta las últimas consecuencias de su práctica política, con su mejor imagen, la de tu cerdito suplente, del cohabitacionista que impertérrito se justifica a si mismo día a día, con el argumento que no puede dejarse sola la gente, que “no pueden cederse los espacios conquistados” y que deben sacrificar muchos de sus puntos de vista que en privado expresan su repulsión al régimen, pero que cuando se les objetiva, nadie puede distinguirles de los de un fiel servidor del decorado de la propia dictadura.

¿Te convertirás también, contra tus convicciones e intenciones, en parte de ese decorado, querida MCM?

Tú quieres ser candidata y presidente: magnifico. Otro de menor estirpe que la tuya resolvió ser preso y victimizado del régimen, para buscar el mismo objetivo.
Como habrás notado demasiado dinero y grandes intereses quieren empaquetárnoslo como el lógico mesías y mártir, que debe alcanzar el solio presidencial, apenas salgamos de esta pesadilla. Creo que ni el mismo sabe en qué tipo de inviabilidades se ha metido.

Otro, ya desclasado, malbarató TODAS las posibilidades de serlo, al convertirse en un embaucador, en extremo acobardado frente a los desafíos que sobrepasaron sus débiles quilates, por la sencilla razón que su “liderazgo”, conquistado a punta de billetes de la boli-burguesía, contra quienes nuestro electorado ampliamente mayoritario le puso frente a frente del deber de comandar una insurrección civil y él solo estaba preparado para decir lugares comunes en mítines y ruedas de prensa repitiendo obviedades.

Creo que MCM perdonará que no sea del rebaño que me limite a cantarle loas a los que fueron escogidos por poderes mediáticos, para representar nuestros supuestos anhelos y me toca el papel de aguafiestas por ser quien intente develar los verdaderos intereses que pugnan en la parte oculta del escenario.

Veamos tras el telón. Ledezma es el sempiterno aspirante a devolverle algún brillo y provenir a las viejas clientelas partidistas de la Cuarta, de la que fue prominente beneficiario en las altas esferas, teniendo la mala suerte que los caudillos acabaron con el régimen democrático, antes que él pudiera llegar a la máxima cúspide. Que Ledezma se haya convertido en la imagen viva de “lo tolerado” como Alcalde Mayor, con funciones descuartizadas por la vorágine roja que se robó todo su espacio, dejándole solo algunos muebles para sobrevivir en la nimiedad de lo pomposo del cargo, demuestra que él solo pudo llenarla de nuevas vaciedades. Ahora le devolvieron a su casa tras haberlo metido preso sin haber contado el gobierno con el alboroto que se armaría en la opinión internacional, que solo sabe que es Alcalde de Caracas, desconociendo que es solo decorativo. Pero suerte para él, lo sacaron al darse cuenta que la brutalidad de mantenerlo encarcelado era de un alto costo político para los déspotas.

Al representar MCM a la vieja burguesía industrial y financiera que hizo el grueso de sus capitales sin el dolo y “guiso” masivo, propio ahora de los nuevos prospectos contra quienes incluso manifiestan su indignación,lleva a nuestra digna MCM a caminar por la cornisa de ser la expresión política de los pocos grandes empresarios, sobre los que se reedificará el capitalismo como sistema sin discusión ni retaceos estatistas, para lograr el desarrollo futuro y la salida de las privaciones inenarrables que deja el populismo ramplón que debe ser expulsado del poder apenas podamos.

Es cierto que los prostituidos billonarios “bolichicos” son envidiados en secreto por sus colosales fortunas, pero no les perdonan que a veces llevan apellidos honorables, ahora mancillados. Los bolichicos son parte del paisaje político de la oposición electorera, pero MCM no es de ese combo.

Así no lo quiera, MCM solo se expresa con la lógica de alto riesgo pero prudente de sus mecenas. Son aquellos que no tienen más alternativa que la de defender sus empresas y deben evitar la confrontación. Están casi obligados a vivir bajo las reglas… están legítimamente indignados pero deben mantenerse en el juego, incluidas las electorales y las habituales demandas –cada vez más raras por cierto dada la evidencia de su inutilidad–ante el otro chiquero del régimen, su Tribunal Supremo, de hampones prevaricadores de oficio.

Siendo Henrique Capriles el genuino representante del grueso de la boli-burguesía guisadora, en su vertiente no oficialista, sino oficiosa, es decir no de los CADIVEROS depravados, sino de los vergonzantes, sin embargo absolutamente integrados con su régimen, es de esperarse que siempre tenga conductas como la notable del 17 de abril de 2013, cuando embaucó a más de 8 millones de electores, mandándolos a oír salsa a sus casas, cuando ellos le habían dado el mandato, en mala hora, de ser presidente, porque ese, ya no tan joven líder sifrino, de acceso a un sector popular significativo, fabricado mediáticamente a punta de marketing muy caro, logró representar la gran mayoría nacional, a la cual frustró con su vuelo gallináceo inolvidable e imperdonable a jamás.

Por ultimo estoy obligado a mencionar a Leopoldo y lo hago a regañadientes dado el hecho de ser él una gran personalidad pública y comprenderán mis lectores que no me anima en absoluto ninguna mezquindad, para juzgar sus actos, sin que ello me impida sumarme con todas las fuerzas a la exigencia de su libertad, como un reclamo contra los déspotas que lo tienen tras la rejas.
Nunca puedo olvidarme de insistir que la lógica del cohabitacionista lo condena a pagar un precio demasiado alto para conservar el clientelismo que le es consustancial… el viraje de VP para conservar la Alcaldía de San Cristóbal en “la familia” le sacó de las barricadas, hasta el trasfondo de la negociación Miraflorina que las desmantelaba, siempre en tributo a la justa causa electoral de “conservar los espacios” aunque haya que recoger firmas por una constituyente mientras tanto, para disimular.

Hay 60 o más presos políticos en Venezuela, muchos de ellos antes y ahora apaleados y torturados, pero son ANONIMOS, porque TODOS los recursos mediáticos disponibles a nivel nacional e internacional, en el tema de los derechos humanos violados en Venezuela, lo ocupa el preso casi único, el renombrado, siguiendo la costumbre mundial de fabricar leyendas.

EL lobby empresarial y de clanes políticos de los distintos países de América Latina, Europa y USA ha hecho un excelente trabajo de promoción de la causa de L.L. tanto es así que ya no provoca ni sumar nuestra modesta voz a la portentosa campaña por EL PRESO venezolano.
Cuando personas como yo le twitteábamos en los primeros días de febrero de 2014 “NO TE ENTREGUES Leopoldo”, me imagino que él pensaba: “este no entiende nada, sobre que mi plan pasa por ser encarcelado, para elevarme al altar de los mesías y envainar al Caprilito que se me convirtió en un tapón a mis aspiraciones de redentor venezolano”.
Y debo admitir que L.L. tenía razón: ganó SU PLAN que era convertirse en esa figura ya mítica, más allá de la simple condición de humanos comunes que son los otros presos, porque a L.L. lo quieren transformar en Mandela y no pueden haber varios Mandela.
Así de mezquina es toda esta campaña con bombos y platillos a nivel mundial, que incluye un poderoso lobby, montado por un plutócrata de visión GLOBAL, que quiere ver a su ahijado convertido en lo que él no alcanzaría jamás. Demás está decir que a MCM le han dicho muchos de sus sponsors: “ahora es el chance de LL, tienes que esperarte”.

Esto les parecerá una fábula, pero les ruego crean, que es así como imaginan la política el grueso de nuestra inculta e improvisada elite empresarial, en plena decadencia.
Marketing más marketing, imágenes mediáticas, mitos, más mitos, conveniencias y desde hace 15 años promover sus pimpollos genéticos, los hijos de los amos del Valle o los arrimados que quisieron y no pudieron serlo.

Su lógica es implacable, “solo podemos, se dicen, confiar en los nuestros, aunque sean los “recogiditos” los hijos de la doméstica, pero que los conozcamos de cerca, como aquellos que compraron mansiones cercanas a las nuestras o en sur costero de Florida, con plata mal habida”. Porque es un hecho que en la élite resolvieron no volver a confiar en advenedizos de los partidos, tampoco en chafarotes militares, una vez que Chávez les salió muy caro y malagradecido, después de haberle ellos entregado su alma y recursos al déspota barinés.
Llevar de nuevo a los venezolanos al matadero electoral del régimen dejó de tener sentido después de la capitulación de la MUD y Capriles ante la truculenta sucesión y elección de Maduro. Quizá siempre fue una idiotez llamar a votar y a confiar en dirigentes que apenas son secuaces del régimen, constituidos en pata democrática de este despotismo delincuencial.
MCM dice que vamos a ganar, YA ESTA en campaña en medio de la hecatombe económica y de del caos del estado, que revienta la economía, la moneda y cuando estalla la corrupción masiva y la depredación de miles de vidas por el hampa desenfrenada, solo se les ocurre llevarnos al único escenario que entretiene al gobierno y a sus asociados cohabitadores de la MUD y sus satélites entre los cuales para nuestra profunda tristeza encontramos a MCM.

En otra ocasión volveremos sobre estos enfoques de lo que está detrás de la maldición gitana de la política venezolana: El “guiso” y los chantajes de este régimen rojo de los bribones, que controla los límites del liderazgo opositor y a través de ellos impone la temática e ideología de quienes recaban, en grandes mayorías, la confianza para soñar con aspiraciones y anhelos y hasta con la quimera de volver de los emigrados, porque creen que la salida será pacífica y electoral y me temo que más bien deberán prepararse para una etapa de grandes desgarramientos, antes de finalmente poder volver con sus muchos talentos para ayudar en la reconstrucción.

Volver A Explicar Todo # 9 ¿Altos Mandos Militares Se Salvarán De Penas Severas?

Alberto Franceschi G.
30 Abril 2015

¿Qué puede decirse sobre este régimen que no haya sido ya dicho hace una semana o una década, como para despertar algún interés en alguien dispuesto a enterarse?

Lo realmente nuevo, es que ahora sabemos que hay gobiernos como el de USA, mucho más enterado que el promedio de nuestros ciudadanos, sobre las colosales tropelías del régimen chavista, coludido, socio, uña y mugre del terrorismo fanático islamista y del narcotráfico de las FARC y el narco lavado con su plan de apoderarse del poder colombiano, que cuenta con el apoyo total de esta casta de hampones que dirige nuestra pobre nación, llevándola si lo permiten sus FAN, a su disolución como Estado civilizado.

Sé que repito argumentos pero no hay demasiadas maneras para volver a intentar persuadir a la oficialidad de las FAN que están condenadas a resolver este tema, de la existencia misma de la república, por cuanto si no lo asumen serán a su vez presas de las fuerzas centrífugas que dinamitarán su unidad interna, llevándolas a una guerra fratricida.

¿Creen acaso los oficiales superiores, con responsabilidades de mando y que se supone algo estudiaron, que sus astucias personales de arribistas, les pueda evitar sumergirse en la primera línea que sucumba en este proceso de estallido político, social Y MILITAR, aspirando por supuesto “pasar agachados”?

Imagino que la psiquis de este tipo de personajes funciona con el mismo mecanismo de los drogadictos contritos, que al verse convertidos en guiñapo humanoide sin embargo apelan — justo antes de inyectarse la nueva dosis, más letal aun que las anteriores– a un último reflejo de auto-conservación y se dicen a sí mismos: “esta es la última vez”.

Como se sabe, ese es el mismo mecanismo que tiene el hampón que asalta a mano armada, o el asesino en serie: siempre creen que tienen una última oportunidad de salir ilesos. Y efectivamente ese puede ser el caso de muchos de quienes en el ámbito militar pidan a tiempo la baja, emigren o se entierren en el anonimato.
Solo que si han cometido delitos y acumularon bienes de fortuna, como se conoce también, es por supuesto lógico que su adicción tenga muchos mayores motivos para reincidir y sublimar en su propia psiquis toda auto-censura.

El delincuente y/o el adicto casi siempre optan por creerse más astutos y es eso lo que les pierde de forma irremediable. Una última dosis, un último millón, un último embarque y ya, un último ajusticiamiento de banda rival y no sigo, una última mentira, un último discurso sobre la ética y la lealtad al comandante eterno Etc.
En la realidad lo que ha ocurrido desde hace años, es que por los altos mandos han desfilado los que quedaron impunes y hasta hoy, indemnes, ricos y para ellos felizmente olvidados. “Me la comí se habrán dicho”.

Sin embargo el grave problema para ellos, es que una parte de los venezolanos, que no entraré a cuantificar, SI TENEMOS MEMORIA y mediante acciones de derecho o de hecho, haremos que todo bicharraco, más aun si portó uniforme militar y se valió de su condición para delinquir, pague sus ilegalidades y depredaciones en proporción a sus delitos de “lesa humanidad” de “lesa patria” o como simples hampones, porque NINGUNO de estos delitos prescribe y si fuese necesario acrecentar aún más las penas, pues eso se hará, porque así como la historia la escriben los vencedores, las nuevas reglas, contra el malandraje usurpando funciones de estado, las establecerán los honorables que rehagan esta república y seguramente tendrán meridianamente claro que habrá de generarse un escarmiento tal, que quedarán cincelados en la memoria colectiva, y como estigmas, los delincuentes y sus delitos, a manera de escarmiento para los que ejerzan funciones públicas en el futuro.

El problema para una sociedad no son los “robagallinas” que tantos había en la Cuarta, el problema son los grandes delincuentes de los que había solo algunos miles en el viejo régimen pero que ahora se cuentan por decenas de miles, con fortunas amasadas en millones de dólares, muchos con centenares de millones y algunos con BILLONES de dólares, lo que les garantiza podrirse en la cárcel y quedar “limpios de a guáimaro”, ellos, sus familias y testaferros, no por sus nexos consanguíneos u otras afinidades, sino porque será fácil demostrar lo poco probable de pasar de familia “pata en el suelo” a milmillonarios de un solo, salto en breves periodos de tiempo y para eso siempre habrá testigos que lo demuestren, sobre todo entre los afectados por las depredaciones, cuando se ejercieron contra personas o bienes públicos con “dolientes”.

No diré nada escandaloso si admito que es muy probable que dada la generalización de los daños y su cuantía tan descomunal, se pueda inaugurar en Venezuela la aplicación de algún aspecto del sistema jurídico y de investigación criminal de Estados Unidos, que contempla la disminución de penas a quienes delaten a los más altos delincuentes, con el sistema los testigos protegidos o incluso con compensaciones por delación (como en Colombia y la DEA) de manera de ir siempre a la inversa de lo habitual en Venezuela donde se salvan los peces gordos y pagan los más pequeños o pendejos.

Y todo esto debe ser acompañado por nuevo sistema judicial arbitrado por normas donde la connivencia para solventar situaciones judiciales bajo soborno, deberán implicar penas de prisión y multas exorbitantes para todo juez o fiscal cómplice con los delincuentes.

Si logramos que algunas decenas de jueces paguen más años de cárcel que sus defendidos solventados por tráfico de influencia o sobornos que anulen sus medidas judiciales, empezará a mermar aceleradamente la impunidad policial o judicial.

Los primeros delincuentes en nuestro país tienen altos cargos judiciales, ministeriales, policiales y militares. No estamos diciendo que se anule el debido proceso, ni el derecho a la defensa e incluso los derechos de los delincuentes, estamos diciendo sencillamente que estos no pueden seguir siendo amparados bajo sobornos y prevaricación policial y/o judicial.

¿Alguien tiene una idea mejor que la extradición, penas máximas, incautación de todos sus bienes, para hacer posible que paguen sus fechorías en el futuro inmediato los grandes delincuentes como Diosdado Cabello, Rafael Ramírez, Cilia Flores y los hermanos e hijas de Chávez, para colocar solo los máximos símbolos, de toda la oligarquía roja que deben ser despojados de TODOS sus bienes y pagar cárcel?
¿Se comprende entonces cual es la razón por la que los altos mandos militares se mantienen firmes al lado de Maduro, Diosdado y Padrino López?

Si la MUD hiciera esta campaña prometiendo el fin de la impunidad, por supuesto deja de ser socia del régimen.
Chávez desde inicios del 1999 resolvió no juzgar los supuestos o reales delitos de los altos personeros y empresarios de la Cuarta. Sencillamente los hizo socios a muchos de ellos. Esa tradición de perdonar al funcionario ladrón saliente, para que este quedando con “rabo de paja” tolere la gran corrupción que sigue, deberá ser sustituida NO por una orgia de persecuciones, pero mucho ha de hacerse para no seguir bajo la maldición de que todo político o burócrata gubernamental es ladrón y todo empresario que tenga mucho o poco que ver con el estado es guisador.

Volver A Explicar Todo # 8 La Vigencia Del “Decreto De Guerra A Muerte”


Alberto Franceschi G
25 de Abril de 2015

Finalmente, felizmente, se empezó a comprender lo que muchos, desde hace 12 y hasta 16 años, venimos explicando sobre que este régimen debe salir por la fuerza y por iniciativa de los militares, que tendrán que escuchar, así no lo deseen, la estridente petición del pueblo, de terminar los días de esta mafia roja usurpadora del poder de Estado.

Podrá reprochársenos a quienes defendimos siempre esta propuesta, de ser golpistas o militaristas, o lo que quieran, pero sobre todo lo de no ser “demócratas” y quiero decirles en nuestra defensa, que depende de lo que entiendan por democracia, porque si suponen que este bochinche siga y que no deba pararse en seco la anarquía y el caos, al precio de lo que sea, porque sencillamente estamos ya en pleno proceso de disolución nacional, entonces por supuesto que NO queremos ser considerados demócratas y menos aún partidarios de este bochinche de lumpenes desaforados imponiendo sus atropellos, eso queda para la oposición blandengue sifrina y colaboracionista que sigue creyendo en salidas “institucionales” pacíficas y electorales.
Porque tampoco queremos ninguna otra de las variantes defendidas por los populistas, que nos mantendrían en el tercermundismo ramplón. Esas son las ofertas de MUD HCR, LL etc, que se hacen desde la óptica llamada socialdemócrata, que son apenas disfraces mitológicos de los mismos grupos de los viejos poderes fácticos del pasado: económicos, mediáticos y clientelares del partidismo casi en extinción, pero que aún pugnan, incluso con sus herederos sanguíneos, para intentar salir ilusoriamente de esta pesadilla y que por esas “vías institucionales y electorales” y solo frustran una y otra vez el plan de sacar a Venezuela de este charco de estiércol institucional.

Sabemos sin embargo que las elites desplazadas, que lo fueron en tributo a su incompetencia y parasitismo, solo quieren volver a las viejas tropelías, una vez que no pudieron, como ha sido el caso de todos estos años de estatismo, seguir “guisando” a sus anchas con la boli-burguesía roja, que solo quiere su exclusivo provecho y que es hija de la economía delictual en plena expansión.

Ese tren histórico ya pasó de largo, sin que pudieran viajar en sus vagones de primera clase, porque el viejo empresariado no supo, o no pudo, ni tampoco legaron o lograron, con su habitual cobardía política, conservar las libertades y menos aún defender una visión de progreso incluyente para este país riquísimo pero con elites de potentados y pueblo pobre lleno de penurias.

Por otra parte, si bien es cierto que ESTAS Fuerzas Armadas actuales han dado toda clase de pruebas en los últimos 20 años para desconfiar duramente de ellas, e incluso sobre su utilidad, no es menos cierto que hay dos pruebas históricas sobre que los oficiales de las ESTAS Fuerzas Armadas, en el pasado, si fueron capaces de generar, mediante un golpe de fuerza en Octubre del 45 con Betancourt, un primer ensayo de real democracia representativa y un segundo ensayo duradero de democracia de partidos a partir de 1958.
Debe recordarse además, que SI HUBO un gran proyecto de país con progreso material y de grandes equilibrios económicos, logrados bajo la conducción militar de Pérez Jiménez, entre esos dos ensayos, aquel efímero 45-48 y luego a partir del 58 cuando ESTAS Fuerzas Armadas, dieron a 8 gobiernos constitucionales una importante estabilidad.

Porque no puede olvidarse que cuando el país fue amenazado seriamente por la subversión castrista a partir de 1961, ESTAS Fuerzas Armadas derrotaron ese intento al precio de una intensa dedicación a su misión disciplinada al poder civil.
Otra es la historia desde la década de los ochenta y años noventa, en cuyo cruce se produjo el 27 febrero 1989, como estallido de caos nacional y cuando a pesar del deterioro de su disciplina interna, albergando toda clase de vicios, incluyendo la conspiración masiva, alcahueteada por sus altos mandos, ESTAS Fuerzas Armadas salvaron este país de su disolución social e institucional, frente al estallido del caos el 89 y frente a los golpes chavistas de 1992.

Son las tramoyas de las élites, acompañando la perversión de los peores vicios clientelares, que se incubaron por responsabilidad directa de los gobiernos civiles y sus partidos, las que permiten que vayan ganando terreno, en ESTAS Fuerzas Armadas, el golpismo castrista, el militarismo con su corrupción generalizada y el servilismo de sus altos mandos a la dirección chavista.

Ya desde el gobierno de Caldera, el más enaltecido mentor del golpismo y con el régimen chavista desde 1999, se perdió absolutamente el profesionalismo de las FFAA, así como su mística y sus valores democráticos y solo quedó, la lealtad institucional al poder de Estado, con ese culto servil a la autoridad civil, disfrazada de militar, que incluyó la absoluta sujeción al caudillo Chávez.

Con la dictadura de esta democracia tumultuaria, de esta horda lumpen, enceguecida en su despotismo soberbio y ebriedad de poder, cimentada en el peculado y la depredación de bienes del Estado, se completó la desnaturalización de la misión de ESTAS Fuerzas Armadas, que reventó el grueso de sus resortes éticos, al brindárseles privilegios insolentes y el acceso fácil a la riqueza obscena de su alta oficialidad.

Ahora más que nunca es que puede medirse el daño ocasionado en las dos últimas décadas, cuando tales conductas infames se pagan con la sumisión a un gobierno extranjero, como la tiranía cubana, del que es títere el gobierno de Maduro-Diosdado.

Los altos mandos actuales solo representan el hamponato político que nos lleva a la antesala de la disolución del Estado venezolano y con ello a la pérdida de la soberanía e independencia nacional, dado el control del territorio, ahora en manos del hampa y de policías y guerrillas extranjeras como el G2 cubano y las FARC colombianas.

En este escenario trágico la ruptura militar que tanto tarda, como la gente lo intuye, resulta de la certeza al interior de las FFAA, que ello implica prácticamente destruir una buena parte de esos privilegios y asumir los enormes costos, para ellos, del justo castigo para las camarillas del poder, que hasta incluyen hacer extraditables a los narco-soles y a muchos generales asociados al narco lavado.
La ruptura militar tarda porque también se discierne que deberá hacerse una profunda limpieza social, para poder hacer viable la refundación de la república, sobre bases económicas que impliquen una dificilísima aplicación de criterios, donde esté ausente toda demagogia tradicional de hasta 40 años atrás, aunque se deban contemplar transiciones que permitan graduar el proceso de esa disciplina exigente, que deberá regir para poder salir del caos e inaugurar una etapa de progreso social.

Las Fuerzas Armadas deben saber que sobramos en el campo civil quienes estamos dispuestos a asumir las consecuencias de brindarnos un gobierno con autoridad suficiente para enderezar estos grandes entuertos.
Están contabilizados los riesgos que hay que asumir donde se especula con el fetiche disuasivo de la amenaza de permanencia indefinida en La Haya o ser blanco de los carros bombas con los que Diosdado, Cilia y EL Alsaimi, pretenderán impedir las ejecutorias soberanas de un nuevo régimen, que implicará la ilegalización y reducción drástica del hamponato político que representan.

Ya se estaría entonces en el escenario de ver quien puede anular a los reales enemigos de la reconstrucción nacional, en una verdadera carrera contra el tiempo, entre quienes detenten el nuevo poder y quienes, habiendo perdido las riendas del poder, se hagan en extremo vulnerables.

No creo que el pueblo venezolano hoy humillado, por más colas que siga haciendo, acepte pasivamente que se le lleve a la hambruna, porque mucho antes estallarán los tumultos y ESTAS Fuerzas Armadas, deberán escoger entre matar miles y miles de indignados hambrientos, o quitar de en medio, sacar del poder, a los responsables conspicuos del malandraje rojo gobernante. Yo creo firmemente que este último es el único camino que les queda a la oficialidad del ESTAS Fuerzas Armadas.

Porque en la hipótesis, hasta hoy negada, pero ello no implica ningún pronóstico unilateral, sobre que ESTAS Fuerzas Armadas actúen detrás de un plan genocida, o despiadadamente represivo del régimen piltrafa, con tal de mantener en el poder a los parásitos rojos, a sus narcos y a sus chulos cubanos castristas, es lógico que se produzca entonces, no una ruptura militar con el régimen, sino un estallido militar interno, del que surja un Ejército Nuevo Rebelde, al que nos asociaríamos muchos, para liquidar ESTAS Fuerzas Armadas y constituir OTRAS NUEVAS Fuerzas Armadas, sobre las que descanse la instauración de un nuevo orden institucional y una nueva estructura económico social de país libre Occidental y cristiano.

De manera que las gallinas uniformadas que ofenden al conjunto de ESTAS Fuerzas Armadas con su conducta cómplice con el hamponato rojo, deberán saber que de todas maneras deberán enfrentar el dilema de correr o encaramarse, porque el estallido interno quizá demande un costo mucho mayor de vidas perdidas o afectadas por un conflicto militar intestino que lleve meses sino años resolver.

Claro que tienen otra posibilidad y es la de irse a sus casas y hacerse los absolutamente inocentes, pero deben saber que muchos serán procesados y como regirían sanciones y conductas propias de tiempos de guerra, solo los leales tendrán derechos, los refractarios o alineados con el campo enemigo, deberán ser barridos sin contemplaciones, por aquello de la tradición del “Decreto de Guerra a Muerte”.

Lo paradójico del futuro inmediato venezolano, a 200 años de aquel decreto draconiano de Bolívar, es que el Estado Español puede terminar siendo aliado para hacerlo viable pero no contra los españoles y canarios, que constituyen medio millón de ciudadanos en su laboriosa y pacifica comunidad que nos acompaña y sufren los efectos calamitosos del chavismo en el poder, sino contra nuestra propia plaga y la importada de esbirros castristas.

Volver a Explicar Todo # 7 La Razón De La Fuerza

Alberto Franceschi G.
22 Abril 2015

Si nos atenemos a la sucesión de realidades político sociales históricamente demostradas, aunque sean apenas compiladas con un mínimo de información, se constata, respecto a cualquier país de la tierra y en cualquiera de sus etapas de desarrollo histórico, que esas realidades se consagran sencillamente como UN HECHO, por ser emanadas del derecho que da la fuerza del dominante, y eso ocurre así desde los tiempos en que se pudo llevar el record escrito de esa sucesión de dominaciones y posesiones. Es por ello que nos convendría en Venezuela empezar a aterrizar en el mundo real, para abandonar las quimeras de distintos liderazgos políticos de la llamada oposición que basan sus posiciones en absolutos fetiches.

Va a ser muy difícil que dentro del mundillo de líderes “opositores” postizos endiosados por medios de comunicación que coexisten con el régimen, consigan algún ejemplo de proceder distinto. Sencillamente aborrecen el tema donde se aborde que pueda lograrse algo importante renunciando al uso de la fuerza, para imponer el sello de sus intereses, sobre todo cuando se trata de oponerse a un régimen sostenido por coerción, por imposición, por la fuerza.

Así ocurre desde los albores de la vida gregaria de los homínidos hasta nuestros días, pasando por la historia de ascenso y ocaso de todos los imperios, de todas las guerras humanas, así se nos mostró en las guerras mundiales, del siglo XX, en la llamada “guerra fría” que recién culminó con el derrumbe de la URSS donde solo movían los peones, sea el Vietcong, las FARC, o como el ejército castrista en las guerras africanas por cuenta de la URSS, en el conflicto de los Balcanes cuando estalló Federación Yugoeslava y hoy con el conflicto del Califato Islámico, o en la fronteras rusas con Ucrania, o hasta la nimia actividad, aunque importante para nosotros, de los colectivos de matones Bernal y Cilia que imponen su ley contra los competidores y que al propio tiempo tienen la misión de disuadir cualquier intento de rebeldes para desalojarles del poder que por supuesto acarrearía costos muy serios para ellos.

Es tan fuerte la demostración que puede hacerse, sobre que jamás hubo otro criterio que la guerra, la imposición, la exclusión del otro, la opresión y por supuesto la rebelión justificada como el derecho a quitarse de encima por la fuerza la opresión del contrario o del invasor etc, que me remito a quienes tengan duda a la lectura de cualquier libro o folleto o artículo que narre acontecimientos de la historia humana, donde todo conflicto registrará la marca indeleble de estar impregnados del derecho que se dieron los más fuertes para imponer su criterio.

Esto es tan válido que hay toda una literatura para tratar de disimular lo realmente ocurrido y colocarlo tras el velo que hace borrosos todos los procesos.
Mandela por ejemplo es ídolo por haber estado casi tres décadas preso, pero no se dice que su partido comunista, el “Congreso Nacional Africano”, hizo terrorismo muchos años obligados a responder al terror aún más desalmado de la minoría racista blanca que imponía la esclavitud del Apartheid segregacionista. Se oculta también que ese partido de Mandela enfrentó por medios violentísimo a fracciones rivales de otras organizaciones nacionalistas negras con las que finalmente pactaron. Pero lo que se dice es solo la parte “bonita” del asunto.

No ando en plan de apóstol de la violencia ni de su culto interesado. Solo estoy mostrando la irritación ante tanto fariseísmo de impostores que tras el velo de la “NO violencia” y las “Salidas Institucionales” sencillamente trafican con su capitulación ante el sistema de opresión por la fuerza que exhibe este régimen de oprobio madurista/diosdadista, heredero del pestilente castrismo en el que nos metió Chávez.

El mismo Maduro que financia las bandas paramilitares de Bernal, es quien apoya el gigantesco tráfico de drogas de las FARC alcahueteando la mafia de los narco-soles militares y gobernadores que al propio tiempo de “soleados” son los que albergan a los matones de las FARC con todas las facilidades portuarias y aeroportuarias, para el gran negocio chavista de los narcóticos, una vez que ya como botín no les alcanza ni PDVSA, a la casta de hampones de la boli-burguesía roja.

¿Puede concebirse mayor acto de violencia, contra toda una nación, que lo de estar sometida a una caterva de hampones que se visten de hipócritas pacifistas, cuando en realidad son radicales fanáticos que financian por ejemplo el terrorismo del medio oriente, con gigantescos recursos y facilidades para entrenarse y operar desde nuestro territorio contra Occidente y particularmente contra Israel y USA?

¿Cómo se explica que mientras más se deterioran los niveles de inseguridad personal y de bienes de los venezolanos, se siga diciendo que las soluciones de nuestra tragedia deben ser canalizadas por vía de unas tramposas elecciones, que renovarían a paniaguados del burdel político llamado Asamblea Nacional, que es solo una instancia de reparto del poder chavista con unos “mirones de palo” a los que sodomizan a cambio de un sueldo y alguna notoriedad marginal mendigada ante sus votantes?

Una vez más, lo importante a tomar en serio, es que quienes detentan el poder están allí por actos de fuerza, no solo física sino de coerción policial, militar, apabullamiento jurídico institucional, chantajes económicos, financieros, y como son, por ejemplo, los pestilentes fraudes electorales y las estafas judiciales impuestos mediante engaños, complicidades y respaldo de instituciones básicas como las FFAA, el Tribunal Supremo, la Fiscalía, el CNE y por supuesto el prostíbulo de la asamblea con su mandón de cachiporra al frente.
Otra cosa son las ficciones, las apariencias, las ideologías, los mitos con los que se maneja esa empresa de efecto colectivo llamado la política, que siempre dará la razón o vigencia de prevalencia al dominador, al astuto, al más apto para convencer con sus estafas ideológicas y por sobre todo al poseedor de los medios materiales, capaces de hacer la compra en efectivo, más aun en dólares CADIVI de los adversarios, o usando la intimidación y hasta la liquidación del espacio político y de la vida misma, de grupos o personas que obstruyan los planes del dominador, siéndole a veces suficiente la cárcel, el extrañamiento, el ostracismo de los contrarios, o su equivalente: imponérsele el silencio so pena de sufrir penalidades.

La conclusión es obvia: este gobierno de fuerza saldrá de nuestras vidas por un acto de fuerza y mientras eso no se comprenda, nos resulta inadmisible que este acto de fractura militar o insurreccional sea aguantado, diferido o se permita que sea desarticulado por el régimen y por sus adláteres de la oposición alcahueta, aunque no obstante ello, aclarémoslo de inmediato, no provoca una diminución de las contradicciones, porque lejos de amainarse acumulan una mayor carga explosiva.

Como soy de los que creo que mientras mayor sea la descomposición, más cerca estaremos de deber emplear los remedios más efectivos y radicales, ( Pérez Jiménez, Betancourt, Uribe Vélez, Fujimori, Pinochet) que son los únicos que garantizarían una reconstrucción a fondo del tejido económico social y el Estado mismo de la nación venezolana, la verdad que a diferencia de quienes les desmoraliza o desmoviliza la espera, yo entiendo esa espera o tardanza como una gran oportunidad para seleccionar los equipos humanos y el estudio de planes que garanticen el más profundo viraje para el que debemos estar preparados.

Una utilidad marginal y no por ello menos importante es que van quedando en el camino los proyectos de continuidad fraudulenta de populismos revestidos de socialdemocracia y de liderazgos fútiles, ideados por los viejos grupos económicos, muchos de los cuales “conchuparon” estos años confundidos con clanes bol- burgueses de grandes guisadores.
Hemos dicho que la MUD cae con este SU régimen chavista que la mimó, la protegió, la levantó a punta de insultos convenidos, pero amortiguados en dólares, y eso vale hasta para los candidatos presidenciales que nos estafaron, a unos más que a otros, para ser sinceros.

En cuanto a los jefes mafiosos de este régimen de quienes no podemos hacer la lista porque habría que calibrar el nivel del daño hecho y sobre todo el daño potencial como eventuales organizadores de la revancha terrorista contra el nuevo régimen, para preventivamente desde la primera hora del nuevo régimen, que deberá ser de facto por supuesto, les “mettre hors d’état de nuire” corolario policial francés, que quiere significar exactamente: “colocar en un estado que les haga incapaces de generar daño”

Ellos suponen quienes son, y suponen bien, a la medida de su pánico que les aferra al poder ilegal, porque salvo convertirse en “testigos protegidos” según la modalidad judicial de USA, aquí en Venezuela deberán pagar todo lo más caro que sea viable, el hecho de haber arruinado millones de vidas.

No voy a reivindicar la célebre frase “la violencia es la partera de la historia” sino únicamente hacérselo saber a tanto idiota cuyas prédicas pacifistas engañosas están descubiertas hace mucho, por trabajar por cuenta de los intereses del régimen ante quienes quieren que nos inclinemos. Seguiremos proclamando el derecho a la insurrección y a la lucha frontal desde los medios militares como indispensables, una vez más, en la hora presente. Tendremos razón si tenemos la fuerza, porque es con la fuerza que ellos han prevalecido, hasta que seamos capaces de desalojarlos POR LA FUERZA.

VEA EL FORO DE ESTE ARTICULO EN ND EN ESTE LINK: http://noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=1086039&sid=ea142e6ae65b48ea767ecc617cacdfd4

Volver a Explicar Todo # 6 Nadie aprende en cabeza ajena. Santos el Caldera Colombiano

Alberto Franceschi G.
21 Abril 2015

¿Es viable aun un nuevo régimen en Venezuela, sobre el chavismo sepultado? El solo acto de preguntárnoslo denota una terrible interrogante sobre nuestro destino, si es que aún tenemos uno.
Y si dejamos prevalecer la opinión de muchos emigrados que se resignaron a NO volver, pareciera que se despeja la incógnita por la peor vía posible.
Sin embargo es interesante oír a los más jóvenes, de entre 18 y 30 años, hacer contraste con la generación de sus padres cincuentones. El pesimismo que ya se tragó a los de edad mediana y por supuesto a los más viejos, solo retrata el estigma que llevan grabado en su frente, como élite que fracasó en su misión de legar una nación en progreso para su descendencia, o como espantados del país que se les hizo de cuadritos, porque solo podían vivir en la manguangua del dinero relativamente fácil, o en aquella Venezuela que aún premiaba el profesionalismo, el esfuerzo de superación y la iniciativa privada.
Lo escrito no tiene ninguna pretensión de estudio sociológico, es apenas una introducción para presentar la hipótesis, de que si no se produce, en tiempo muy próximo, un cambio radical de régimen, por medios cuasi insurreccionales, vendría entonces no solo la gran diáspora de centenares de miles de los que quedan de clase media de edad madura, sino también el inicio de una, quizá larga etapa, de guerra irregular asumida por la nueva generación que NO ACEPTARÁ JAMÁS perder su patria.
Eso supone, antes de perder definitivamente la república, el protagonismo de masas de jóvenes indignados que harían causa común, SI ES QUE PORFIN SALIERAN A LA PELEA, de la mano de por lo menos parte de los altos mandos militares y de los cuarentones o mayores, aun dolientes del país sepultado, que no se resignan a perder aquella Venezuela que les brindó tantas oportunidades y que entró de lleno ahora en la barbarie y la dislocación de TODAS aquellas relaciones sociales que dieron forma histórica a la nación venezolana.
Esta primera conclusión sirve de parámetro para hacerles entender a todos los alcahuetes del régimen lumpen chavista-madurista y a toda la pléyade de “guisadores” de la boli-burguesía, que no solo serán considerados como los responsables de este desastre a enfrentar, sino que NO TENDRAN LUGAR, NINGUN LUGAR, en la Venezuela que resurgirá de las cenizas de esa contienda insurreccional, así resulte prolongada y muy cruenta.
A quienes le gusten las comparaciones históricas les dibujo que la peste gobernante, que equivale a la dictadura de las tropas de la horda salvaje de Boves, deberán enfrentar, en una guerra larga o breve, a un nuevo ejército, con lo mejor de la joven generación, que reponga la lucha de Bolívar, y más aún, cuyo ámbito será el territorio de la antigua Gran Colombia, porque será una alianza por encima de las fronteras superadas, que nos comprometerá con el grueso de la FFAA colombianas en una lucha común contra el eje Chavismo- FARC.
Imaginamos muchos procesos que pueden combinarse como fenómenos realmente inéditos. Un primer proceso, hasta hoy NO desencadenado, pero que puede estar planteado por muchas vías en pocos años, es que el “calderismo” colombiano, que representa el gobierno Santos, es decir el eje político de capituladores ante el castrismo, termine allá aniquilando la democracia como aquí, dado que allá ya están abriéndole las puertas a un régimen de las FARC, o ayudando a tender la cama para que el hampa guerrillera llegue al poder, según los cánones de la inviabilidad populista de la elite bogotana en desbandada.
Estoy convencido que la ignorancia mata, a veces, como sabemos demasiados, de golpe como a un imbécil que agarra un cable de alta tensión, o se traga una sustancia venenosa de forma inconsciente, pero otra veces mata de forma lenta, como es por ejemplo una república, su elite y buena parte de su buena gente que ve pulverizadas, como en Venezuela, sus condiciones materiales de existencia, por haber elegido, en su brutalidad colectiva, al primer irresponsable que se les para en una tarima a ofrecerles vivir de gratis o tener garantías de enriquecerse con una economía delictiva soslayando los peligros.
La masa de hampones reunidos en la élite chavista-madurista-diosdadista seguro saldrá en un 90% disparada, apenas cambien los vientos y se venga abajo el tinglado institucional malandro. Pero ese 10 % que aspira seguir saqueando y que tiene en sus manos poderosos instrumentos de corrupción y coerción terrorista, seguramente querrá enfrentar el desiderátum de tener que defenderse de su pronosticada drástica reducción y neutralización física.
Me ha tocado varias veces en mi vida tener razón muy anticipadamente, mis amigos de décadas lo saben. Pero mi error repetido es pronosticar antes de tiempo el final de tal o cual esquema de poder opresivo.
De manera que no voy a repetir debatirme en términos perentorios de tiempo. Solo sé que el proceso colombiano y venezolano se hará ÚNICO, sea porque logremos en x lapso eliminar físicamente el cáncer del chavismo en el poder que hace metástasis en Colombia al habérnosla tragado, abducida por nuestro caos, o porque Colombia sumiéndose en una terrible crisis institucional, responda con sus FFAA al llamado de una nueva generación de patriotas venezolanos que como verdaderos herederos de la misión de Bolívar en Boyacá le pidan a los Colombianos, OTRA VEZ, su ayuda militante para una nueva campaña de Carabobo, donde por cierto vive y obra la dirección de las FARC bajo el amparo del gobierno de los narcosoles.
La síntesis de todo lo dicho es muy breve: Quizá llegó el momento de organizar una legión de jóvenes dispuestos para esta gran tarea de su generación, construir un nuevo ejército patriota si las actuales FFAA no cumplen con su deber. Será una fuerza militante donde NO primen los vicios y componendas de las viejas generaciones manoseadas, cuya mejor expresión política es la MUD o vividores y sobrevivientes fanatizados del exilio irredento que disfrazan, con virtudes de prostitutas arrepentidas, a oportunistas rastreros y logreros, de los primeros años del chavismo, para pasar y sobre todo posar ahora, como nuevos héroes, siempre calculando, que estarán en “la parada” del héroe oculto, para el que viven en campaña… sobre todo financiera.

Foro sobre este articulo: http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?p=16682117#16682117

Volver A Explicar Todo # 5 El Derecho A Detener Como Sea La Barbarie

Alberto Franceschi G
18 de Abril 2015

En etapas históricas excepcionales, que a veces se reducen máximo a una década o dos, en el decurso de la vida de muchas naciones, les ha tocado enfrentar los dilemas de continuar existiendo o no, dentro de parámetros de sociedad civilizada, o en proceso de querer serlo, y tienen que recurrir, lo deseen o no a la confrontación abierta, incluso por medio de la guerra intestina, que representa el último recurso conservador del orden, para precisamente evitar sumirse en el caos disolvente o su equivalente, vivir bajo el imperio de una clase, estamento o camarillas gobernantes portadoras de la retrogradación social en todos los aspectos.
Con el paso de la décadas y sobre todo al hacer un exhaustivo balance histórico, es como puede entenderse, por ejemplo, la solución Pinochetista para Chile en 1973, cuando el gobierno socialista comunista de Salvador Allende llevaba a esa nación a la anarquía, reventando todo el tejido social que estaba fundamentado sobre una economía que estalla al ser saturada de controles estatistas y factores disolventes, que generaron la ruina de la producción y comercialización de todos los insumos de producción y consumo directo y arrastró por supuesto la moneda, como equivalente de valor, hasta su casi inutilidad híper-inflacionaria.
Muchos consideran discutible si Pinochet en los primeros años de su dictadura, con el estamento militar corresponsable, discurrió por intentos frustrados de soluciones que resultaron artificiales frente tamaño y profundidad de la crisis económica, lo que le obligó corregir sobre la marcha (como la nacionalización de la banca) y si se puede considerar también legítimo, seguirse preguntando – tomando partido, neutral o condenatorio- sobre si se empleó de forma desproporcionada el terror y violencia de Estado, para contener la anarquía, y sobre todo para derrotar la subversión planificada de los militantes revanchistas del gobierno depuesto, cuando se conoce por confesión en privado, del propio General Pinochet, que admitía que durante varias semanas, sencillamente se perdió el control de todo, es decir que hasta las propias Fuerzas Armadas que intentaban controlar y corregir el desmadre nacional provocado por la crisis, se sumió ella misma en el pandemónium reinante.
En otro escenario los peruanos van a dejar morir preso al ex presidente Fujimori porque creo que quieren matar un mal recuerdo de su dictadura, pero pocos se detienen a pensar que Perú sigue vivo como república gracias a su política de exterminio contra “Sendero Luminoso” la guerrilla masiva de orientación “maoísta” y “polpotiana” e incluso contra su base social, en las comunidades indígenas de los andes, hundidos en el mayor atraso, así como contra las guerrilla guevarista MRTA de mayor peso urbano.
Había estudios muy serios, se dice, del propio Departamento de Estado de USA, que pronosticaban el triunfo, a pocos años plazo, de la guerrilla senderista, que de haber triunfado, hubiera hecho aparecer el chavismo, el castrismo y el allendismo, como juegos de niño.
Fujimori fue el recurso extremo que se dio la sociedad peruana para revertir el seguro destino a la barbarie. Y eso es una constatación irrevocable de la historia reciente, así los peruanos se avergüencen del “Chino” cómo los chilenos de Pinochet.
Puedo seguir con la lista y apenas enunciar a Banzer Suarez en Bolivia 1971, Uribe Vélez Colombia, Betancourt 1961-63 en Venezuela, más emparentado con Uribe que con las dictaduras militaristas del cono sur.
De Argentina recordaremos siempre los desastres económicos de los gobiernos militares, entregados a la orgia especulativa de la llamada “Patria Financiera” y nunca se olvidará la siniestra cadena de crímenes contra los miles de desaparecidos, torturados y d exilio masivo. Esta será siempre la imagen de marca de esas dictaduras, pero cabe preguntarse alguna vez donde estaría Argentina si los Montoneros, la guerrilla terrorista, antes del Cartel de las FARC, más rica numerosa y preparada en la historia latinoamericana, hubieran asaltado el poder.
Quienes conozcan de paradojas latinoamericanas retendrán la historia los Montoneros argentinos que llegaron por fin a la Casa Rosada 30 años después, pero para hacerse ricos como los chavistas, a su vez herederos espurios de aquella guerrilla que derrotaron Betancourt y Leoni.
La nueva oleada del izquierdismo malandro, ahora depredador de rentas del Estado convirtiéndoles en ricos potentados, como los del Lulismo brasileño, los sandinistas Nicas etc, tienen portentosos logros individuales en el tuerto Kirchner y su inefable heredera Cristina, cuando ya sus “Montos” eran solo un mal recuerdo. Igual ocurre con el viejito Mujica que NO ES ladrón, pero antes fue el temible terrorista Tupamaro y ahora figura bonachona del izquierdismo atemperado uruguayo, aunque nos debe, tener en común con los Kirchner y Lula haber, sido soporte chulo de nuestra calamidad chavista.
Este tema tiene mil ángulos porque no hay nación que escape al axioma histórico que me atreví a colocar al principio, sobre que en demasiados países a lo largo y ancho del planeta les toca, en cualquier etapa, emprender una lucha nacional para buscar o salvar la identidad, el derecho a querer ser o querer seguir siendo un país normal.
Llámese guerra civil española, o guerra de secesión norteamericana, Plan Colombia, Perestroika, o mil maneras de expresarse equivocadamente o no, el deseo primario de los ciudadanos de cualquier nación es arreglar sus entuertos históricos y trazarse nuevas metas que reconstruyen su destino.
Algún listo rojo puede aprovechar esta tesis para meter de contrabando que Chávez era una necesidad para Venezuela, dado el impase histórico que se heredaba de la malhadada Cuarta República. Nuestra respuesta inmediata, a esa presunción de obtener legitimidad histórica para un fenómeno político anarquizante y socialmente lumpen subversivo, es que esa propuesta política del chavismo más bien expresó el punto de desarrollo de mayor decadencia o descomposición que habiendo hecho gangrenar lo que ya estaba descompuesto ahora obliga a la gran rectificación histórica en la que entraremos en semanas, o meses. Queda por saber el costo y la profundidad de las correcciones, que fatalmente se medirán en número mayor de víctimas de la descomposición social y paramilitar que son y serán directamente proporcionales al daño que siga acumulándose en estos plazos.
Por la postergación, más allá del límite racional de ese desenlace, por lo pronto nos cuesta un promedio de 2000 muertos mensuales que caen a manos del hampa impune verdadera excrecencia social extrema del lumpenaje desenfrenado liderado por los “colectivos” hamponiles de Maduro-Bernal.
En todas las crisis que puedan enunciarse, el factor siempre determinante en la solución o en la regresión conflictiva son las Fuerzas Armadas. Esta solución necesaria, a veces con costos impresionantes, se da incluso cuando estas estallan y una facción de ellas alcanza la victoria total contra la otra facción. Lo deseable y esperado por supuesto es que quien resulte ganador lidere el factor progresivo que defienda el orden social, debiendo primar el que sea más representativo de las aspiraciones generales.
Damos ya por sentado la absoluta comprensión, muy perceptible para la inmensa mayoría de la población, que el país llegó a un punto de NO RETORNO de una crisis económico social en plena profundización hasta niveles de barbarie. Es lógico entonces admitir que nada impide ya que este modelo de régimen y de Estado colapse, en semanas o meses.
Es extremadamente lógico contra toda evidencia respecto a la apariencia y discurso público del medio militar venezolano, que la solución de esta crisis dependerá de la intervención de las FFAA, sea expulsando el régimen a la manera pinochetista o estallando en dos o tres componentes, que lucharían entre sí con un saldo alto de víctimas y donde la victoria nítida de un bando es obligatoria por cuanto es impensable una negociación que mediatice las opciones, o una vuelta atrás que implicaría sobrevivir sobre un status-quo inviable.
Otra discusión que deberá hacerse sobre la marcha, es sobre cómo quedan inhabilitados, para influenciar este proceso de ruptura, todos los que han apoyado esta cohabitación con el régimen chavista o quienes suponen que de esto pueda salirse sin un trastrocamiento profundo de hasta los cimientos socio político y militares del propio Estado e incluso de buena parte del tejido social. Esto último, para ser explicito, tiene que ver con desestimular propuestas de “liderazgo de reconciliación” motivados desde grupos económicos tradicionales que pretenden sencillamente metamorfosearse para volver a los viejos privilegios anteriores a la época chavista.
Por otra parte es ya necesario dejarles claro a liderazgos de las naciones latinoamericanas, cuyos gobiernos se hicieron celestinos del chavismo por intereses mezquinos que les defenestramos a sus socios porque para nosotros son un régimen de destrucción nacional y queremos recuperar una vida y poder compartir con ellos relaciones normales. Las naciones amigas deberán comprender que no podremos lograr tales objetivos sin la reducción drástica, por cualquier medio del hampa animalizada masiva, hasta neutralizar sus impresionantes consecuencias contra las familias, sus bienes, el hábitat urbano y rural y mil otros factores. No estamos pidiendo permiso para hacer lo necesario, les estamos planteando la gravedad de nuestro drama social para que no se sientan tentados a andar de consejeros e injerencistas luego de 17 años de complicidades con nuestros opresores.
Enunciamos este tema porque ocurre que el hampa venezolana, incluso en primera línea el hampa política, a diferencia de fenómenos izquierdistas temperados, ahora en el poder, como el allendismo chileno o incluso los “Tupas” y “Montos” dulcificados y ejerciendo el gobierno de Uruguay y Argentina, el chavismo se convirtió para los venezolanos en algo que ustedes jamás podrán entender, si nos atenemos a su tradicional y actual alcahuetería, para con esta empresa antinacional del izquierdismo venezolano, coludido plenamente con el hampa más salvaje, que es usada como elemento de control social para sostener el régimen rojo.
Las elites de poder en América Latina deberán saber, antes que suceda lo que fatalmente sucederá, que nuestro obligado primer reflejo CIVILIZADO del pueblo venezolano y la facción de las FFAA es salir como sea de este camino a la tronera de la barbarie y los que más nos entenderán serán los hermanos chilenos.
Aquí se deberá enfrentar vigorosamente, a una escala nunca vista, el hampa social y el hampa roja coludidas, inextricablemente unidas, que por añadidura pretenderán conservar el poder de Estado, con métodos terroristas y medios de acción nunca vistos, si es que emplearan, como se presume, las cuantiosísimas fortunas de miles de millones de dólares, saqueados por sus jefes con ayuda de los cuales pretenderán prevalecer a sangre y fuego. No hay prevención auto limitada, contra esa escalada, que no parta de TODA clase de medidas que nos puedan precaver contra los financistas y líderes de esa cruzada terrorista.
Al explicar esta perspectiva aprovecho para hacer visible que es tal la profundidad de las correcciones necesarias, para volver a tener país y para imaginarnos un futuro de progreso sostenido, que quizá es por ello que tarden los desenlaces, que implican realineamientos sociales, políticos y militares muy profundos.
Vivimos una paradoja dramática que está medida en el hecho que mientras mayor y peor es nuestro drama, vemos posponer aún más la acción de las elites de poder de facto, en particular las FFAA, que debería ya haber puesto freno o destituido el gobierno madurista convertido en factor centrifugo-demencial de la nación en proceso de ruina.
Esto implica no entender los alcances del daño que se acumula a velocidad de vértigo, y la sinrazón de haber sido tan indiferentes, lo que se mide en que demasiados miembros de nuestra elite económica más bien han tendido a la rendición, vendiendo o dejando perder sus bienes y hasta han renunciado a la nacionalidad, antes de preferir asumir y más aún aupar la confrontación.
Dejo pendiente el tema de cómo esta urgencia venezolana, de salir cuanto antes y como sea de esta tiranía del hampa política roja, está íntimamente relacionado con los intereses de las elites políticas de USA y Colombia, que nos interesa sobremanera sensibilizar para que nos entiendan y ayuden, así ocurra que el resto de América nos dé la espalda. La rebelión brasileña contra los principales alcahuetes del chavismo en el gobierno de ese gran país vecino es de innegable concurso, no en la solución de nuestro drama, sino en la aspiración a que si no nos ayudan no intenten meterse.

Volver A Explicar Todo # 4 La Calma Chicha Presagia La Tempestad

Alberto Franceschi G.
17 abril 2015

Ante la necesidad de una ruptura política institucional fundamentada en el hecho que entramos en un verdadero “Estado de Necesidad” es decir de emergencia histórica, donde decidimos si seguimos existiendo o no como república, nuestra mirada llena de angustia y nuestro mensaje se dirige a las FFAA, para exigirles su concurso para, mediante una ruptura militar contra el régimen, establecer una Junta Civil Militar de Transición que nos devuelva la paz y el orden, empecemos a plantear de frente los temas esenciales para nuestro destino inmediato como republica liberada de hampones y populistas depredadores de bienes públicos.

Ya son demasiados, la mayoría diría, los inconscientes que existen cuyas opiniones son dominantes en el ideario público de nuestro país, que no quieren enterarse que Venezuela, de hecho, empezó a hacerse inviable como nación civilizada, si es que continuara el chavismo en el poder y ello en razón de que habría primado, como eje “ordenador “ de todas las relaciones sociales, al interior del territorio que ocupamos transitoriamente, el suicidio de sus elites, por cuanto es un hecho que han venido sumándose o rindiéndose ante la barbarie, que se cubre de “estatista-socialista” para mantenerse en el poder delincuencial de estado-forajido.

Lo que ahora es una realidad inocultable es que este Estado chavista, expresa la tiranía de las mafias que controlan todos los resortes de la vida social, empezando por el sistema de control territorial, donde se pacta de hecho la división por áreas de sojuzgamientos violentos de hamponatos, que las delimitan de forma precisa, para ejercer dominio o reclamos en litigios, llámense Colectivos, Frentes FARC o capitostes policiales y militares, que ya asumen derechos de abuso sobre el aparato productivo, o áreas de poblaciones determinadas, sometidas a los caprichos de la vorágine lumpen rojita, que quiere atragantarse, en el menor tiempo posible, de riquezas y es eso lo que se llama control de las mafias, sean estas financieras, militares de zonas mineras, aduanas, recepción de impuestos, administración de divisas, áreas burocráticas del sector estatal y partidistas en especial la del PSUV.

Un subproducto de este mismo sistema de control mafioso es la ideología que los que están dispuestos a mantener en vida artificial, por vía mediática y de las clientelas opositoras que se conforman con las migajas, la creencia según la cual esto tiene una salida distinta a la necesaria confrontación que supone la sobrevivencia de uno de los dos polos excluyentes por definición.
O prima el chavismo bárbaro agenciando toda clase de intereses bastardos antinacionales, imponiéndose como amorales que son, mediante toda clase de trampas, que animan su siniestro dominio político mafioso sobre el conjunto social, o se impone la irrupción absolutamente necesaria del polo civilizador , que deberá conquistar por la fuerza la primacía sobre estos bárbaros, si es que queremos aun sobrevivir como república sobre este territorio que está a punto de conocer su lógica fragmentación, por cuanto la misión del chavismo desclasado o más bien lumpen desde el poder es el reino del hampa política y social, así se vistan con ropajes de igualitaristas, socialistas, progresistas etc cuando en realidad solo son liberticidas.

No hay debate posible que pueda contra” las razones” del lumpenaje social. El hampa no es civilizada, es la antítesis de la vida civilizada, y su dinámica disolvente y terrorista esta signada por el deseo de reinar en medio del pánico general y eso lleva al dilema: O se le confronta hasta reducirlos a la mínima expresión o nos convertimos todos en vasallos de su imperio de horror. La única otra alternativa es regalarles el país y marcharse a los países que puedan acogernos para tener derecho por lo menos al pan amargo del exilio.

Quien crea que Venezuela tiene una salida distinta a este proyecto elemental de poner orden en esta siniestra parodia de país, de democracia y de economía, entonces es que no ha entendido nada o es parte beneficiada del festín, así sea como parte de ese decorado ridículo de los apaciguadores de oficio, de los apagafuegos, de los dialogantes, de los negociadores de aperturas, etc.

El gobierno de Maduro y sus mafias del PSUV, mantenidos en el poder por la mafia militar, descansa en la “legitimidad” que les da el adorno “democrático” proveniente de los estafadores de la MUD, quienes piden diariamente lealtad a esta constitución chavista, que es la base jurídica de este estado-forajido.

Ya es hora de que caigan todas las máscaras. En Venezuela no hay democracia y no debe “regalarse” de nuevo mientras no tengamos una preparación suficiente para ejercerla, porque después de esta tragedia de los últimos décadas, no puede aceptarse continuar la tiranía de las mafias, ni puede volver a entregarse la autoridad del Estado para ejercer la manipulación de grupos de poder económico, o representando elites políticas clientelares, o intereses de potencias de cualquier tipo que trafican con esos postulados , para legalizar su presencia dominante o influyente sobre nuestro territorio.

Nuestro pueblo ha demostrado que es fácil presa de demagogos, su madurez semeja la de personas adolecentes, atribuladas por fantasías, frustraciones, caprichos o voluntarismos nacidos de quimeras y de sueños. Creo que no puede admitirse por un tiempo hacer valer igual el voto de un beodo inculto y de vida casi animalizada sembrando hijos a incautas jovencitas a las que hace depender de su dinero fácil mal habido, o de sus atributos físicos superficiales, que el sufragio esperanzado y consciente de una maestra de escuela, esforzada madre de familia, que levanta un cuadro de hijos con su pareja de iguales valores, con una moral plena de sacrificios, carencias y así cultores del ahorro y generando día a día buen ejemplo para su familia, sus alumnos y su comunidad.
Coloco este ejemplo en el vértice de un nuevo enfoque sobre nuestro destino político inmediato, porque debemos ser capaces de edificar de nuevo un Estado donde primen los valores inherentes al orden social, a la familia al respeto a las personas preparadas para ejercer funciones públicas, magistraturas etc. Una sociedad productiva debe comenzar por valorar el trabajo el salario digno, la propiedad privada el libre ejercicio de profesiones y oficios, etc.

EL nuevo Estado venezolano, pésele a quien le pese, deberá estar asociado a los intereses globales de las naciones de Occidente y particularmente de la democracia de Estados Unidos que serían nuestra garantía para evitar volver hacer en este charco de excremento político que significa la rochela de los populistas de toda laya alineados con el simplismo de unos supuestos intereses latinoamericanos ,que no son genuinos mientras solo representen las complicidades de las elites políticas venales, que vienen siendo apenas cabrones de la tiranía castrista cubana.

Muchos compatriotas sobre todo en el exilio han perdido las esperanzas de una pronta sacudida que dé al traste con el régimen putrefacto venezolano. Quizá tengan razón pero soy de los que creo firmemente que esta calma chicha solo presagia la inminencia de una enorme tempestad, creativa por supuesto, aunque pase por una fase de confrontación necesaria que limpie el panorama. En el nuevo estado debe desaparecer la figura del político como equivalente a ladrón. Por allí empezaremos.

Volver a Explicar Todo # 3 Qué lástima que esta revolución no incluya la guillotina


Alberto Franceschi G
16 de Abril 2015

Maduro declaró “Las Divisas para viajar no son un derecho, es un beneficio que les doy”. O sea, él es el dueño de este país y de todos sus recursos. El venezolano que no lo sabía ahora sabe con quién tratamos.
El grandulón resentido social que comió la arepa pareja de “carnemechá” en cuchitriles a media noche, después de pegar sus afiches de “Ruptura” y cuya dieta mejoró drásticamente cuando era parte de bandas de asaltantes con la “primera combatiente” y Bernal, por allá al final de los 80, pudo ingeniárselas, desde aquellos días del izquierdismo irredento, para vivir de eso y luego para ser un vago sindicalero a sueldo del Metro, hasta que el toque angélico del gran galáctico se le apareció en su vida de marginal.
Hoy como Presidente Maduro nos brinda esta declaración aparentemente trivial, pero que puede tomarse como confesión, como el símbolo de toda la tragedia venezolana.
En realidad no voy a ensañarme contra el asno que funge de humano y de presidente, porque en realidad no es Nicolás el responsable de encontrarse a la cabeza del estado venezolano.
A él lo pusieron allí y a partir de esa constatación tenemos el desafío de encontrar a los verdaderos responsables de cómo semejante incapaz ayuda a enterrarnos como nación civilizada.
¿Cómo entender que una nación rica y dotada de un nivel mediano de desarrollo, como Venezuela, haya terminado postrada ante una camarilla totalitaria de una isla como Cuba con 3 veces menos población y con 100 veces menos recursos?
Solo la estupidez humana, propia de prisioneros de ideologías de fanáticos, quienes después de haber perdido 40 años, en irrisorias y trágicas quimeras, los del liderazgo izquierdista ni siquiera se explican cómo se sacaron la lotería que por fin los lleva al poder, tras el aventurero militar golpista, cuyo destino triunfal final tuvo el piso sólido que le dio la herrumbre de la clase política de la 4ta y su más decadente figura Rafael Caldera. Lo que completa el cuadro es por supuesto la estupidez postrada ante sus propias avaricias y sed de poder ventajista, de una élite económica que perdió el rumbo no se sabe cuándo.
Me atreveré anotarle un solo punto a favor de Chávez y es que, es imposible imaginárselo siendo un simple adlátere de los Castro. Sabemos que hubo roces, varias veces y muy fuertes, pero siempre primó una seducción permanente del gran timador Fidel, que llegó hasta la indecencia en el cortejo al ignorante nuestro, porque daba por garantizado que este mostrenco rural, siempre terminaba postrado ante la “sabiduría revolucionaria” de siglos en las artimañas del poder, que era su único y gran atractivo como modelo.
Ese era el gran imán de los Castro: un acabado ejemplar doctorado en poder, con un aprendizaje aventajado en décadas de guerra fría, aunque ellos a su vez fuesen por un tiempo dilatado peones soviéticos.
Chávez antes que asumirse solo como agente cubano servil, era cultor de sus propias astucias para hacerse del poder y eso mientras Castro andaba de parejero adulante de los gobiernos de Carlos Andrés Pérez y Caldera.
Ese no es el caso de Maduro. Maduro nació soplón de los Castro, es un títere a carta cabal, un gobernante disminuido en su ignorancia oceánica y asediado por las fuerzas centrifugas que Chávez dejó desatadas en torno a la economía, en la cima del poder, en las FFAA, la inseguridad, el hampa política y un largo etc.
Si alguien quiere entender a fondo cual es la principal herencia que dejó Chávez a Maduro, como legado del poder real, no le cotará mucho llegar a nuestra conclusión: la más eficiente palanca de poder es la docilidad de la MUD como expresión política de un liderazgo eunuco de las viejas élites políticas y económicas sometidas y sodomizadas por el chavismo tras 18 fraudes electorales.
El paquete de la herencia incluía un candidato de oposición hecho y probado, tres meses antes de morir, a la medida de Chávez, seleccionado entre muchos desde jovencito, cuando rindió sus primeros exámenes como un gallináceo Presidente de la cámara de diputados, que debía ayudar a disolver, para montar su nuevo tinglado fraudulento desde el también fraudulento poder constituyente.
Hay mucho ingenuo que todavía cree en casualidades o en la buena suerte en política. Yo solo conozco de resultados de conspiraciones montadas por intereses poderosos, por poderes fácticos, que programan productos mediáticos, portavoces de conglomerados financieros, etc.
Es tan obvio lo que afirmaré que da vergüenza hacérselo notar a los cultores de la ingenuidad colectica. En medio del derrumbe ya inevitable del gallina H. Capriles, que se pulveriza precisamente por habernos vendido el alma cada vez que pudo: ¿No notan ahora que hay un preso especial, del que se ocupan dignatarios de muchos de los países que antes le capitulaban al siniestro Chávez y ahora, cuando ven cerca el final de Maduro, empiezan una especie de precampaña electoral mundial en favor de sifrino emergente?
Eso amigo vale millones de dólares y anuncia las coaliciones de intereses de quienes serían beneficiarios principales del hipotético gobierno del preso especial. Lamento anunciarles que antes de una elección presidencial, y exigiendo también que el auto-preso sea liberado cuanto antes, que Venezuela deberá conocer hasta una eventual guerra civil, o mínimo una poderosa crisis muy violenta y con saldos trágicos, que ningún discursito de los pimpollos de la vieja política puede mi interpretar, ni menos ejecutar, poniendo a prueba la colección de simplezas y lugares comunes de sus discursos que les caracterizan.
Sencillamente son ajenos al país real, lleno de bárbaros y blandengues, con unas FFAA en descomposición acelerada, unos vecinos fronterizos o no fuertemente armados y al acecho para evitar que se los trague nuestra crisis y por supuesto unas potencias cuyo liderazgo cambiará de mano, porque ya se agotó el tiempo de las palomas y vienes las águilas.
No hay manera de entender el decurso de nuestra agonía del madurismo poschavista y menos de estos aprendices que dejan en manos de los Castro hasta como manejar la cotidianidad de los problemas del poder en Venezuela, sin la ruin colaboración política de la MUD en todo y por todo convertida en “pata democrática“ de este régimen de salvajes hampones opresores.
No hay Maduro sin Capriles y MUD y me temo que si antes no estalla todo, habrá que pronosticar que impedirán que saquemos el bandidaje como debe hacerse, porque hay liderazgos prudentes ganados a “reconciliaciones”, que mientras llega esa etapa, hacen su calvario de persecución que les será muy rentable, para luego exigir, a nombre de ese vía crucis, la absolución para sus propuestas de capitulación.
Pero agotemos la parte del calendario de transición de tragedia entre Chávez y Maduro. ¿Son acaso responsables los electores que sufragaron por él el 14 de abril de 2013?
SI y NO, porque para Nicolás ser presidente, necesitó previamente no solo de la prevaricación de varias instancias del Estado para legalizar su ciudadanía, sino sobre todo del acto soberbio del engreído caudillo barinés, para entonces ya pre-difunto, cuando lo designa heredero luego de confiar en él, por años, cuando lo tuvo como jefe legislativo, Vicepresidente, jefe de adorno del gabinete ministerial y canciller, por lo que creyó que había formado un secuaz al que le consideró el derecho de designarlo sucesor, y no al pequeño déspota de El Furrial de quien conocía demasiadas malas mañas, en lo rosquero para hacer dinero mal habido.
Chávez resuelve designar a Nicolás sucesor, cuando en los albores de su muerte presentida y sin poder dejarnos en manos directas de Fidel, apela a la imagen de su clara luna llanera, para expresar su voluntad que sea su ducho mensajero cucuteño, de fidelidad perruna, quien mantenga en sus manos, con la elección fraudulenta por supuesto, las riendas de su obra, como su fuese una heredad digna de otra cosa que no sea desprecio y repulsión.
Es un hecho sin embargo que además, por si sola, esto de la sucesión, fue una propuesta nacida de una desesperada situación ante la inminencia de su muerte anunciada, lo cual por si solo es un factor de desequilibrio mental terminante.
Pero son los perversos representantes del Tribunal Supremo, cual mafiosos agavillados con los otros reales dueños del poder, los que le dan la luz verde con aquello de la “continuidad administrativa” que daba ventajas al cucuteño para pagar, cobrar y darse el vuelto.
Pero un somero conocimiento del tipo de personas integrantes de esa cúpula de magistrados de pacotilla, nos dice que en realidad ellos eran apenas una instancia delegada de aquel numen del que emana el poder.
Por eso es que interesa saber entre quienes se compartió de decisión, sabiéndolo en vida vegetal o muerto desde dos meses antes, de hacer respetar la “voluntad de Chávez” de ver prolongada su “obra” de desquiciamiento nacional de la mano de los tiranos Castro.
Además de la camarilla de estafadores del Tribunal Supremo, quienes tienen el peso fundamental de generar la continuidad del poder chavista en la persona de Maduro, son los altos mandos militares, seleccionados entre los uniformados más amorales y ladrones.
Por supuesto la fracción Diosdado tenía mucho que decir, incluso hasta para impedir la designación de Maduro, pero el pequeño déspota ordenó que había que “quedarse quietos en primera”. De alguien aprendió a ser el más calculador y cínico de la pandilla gobernante.
Contra muchos diagnósticos y pronósticos nunca imaginarnos esta revolución chavista realizando ninguna revolución, valga la redundancia.
Ya se agotó el capital de sostén popular que dejo Chávez ya en plena mengua, y ya se agotaron TODOS los volúmenes importantes de recursos a malbaratar y regalar.
La velocidad de su agotamiento es directamente proporcional a la irritación que ya causa nuestro brutote mandamás en la comunidad internacional, de donde hasta logran reunir decenas de expresidentes, para poner en evidencia las ruindades de este régimen en su ocaso irremediable.
Una prueba más de que aquí nunca hubo una revolución, es que jamás vimos ni purgas, ni degollinas, ni conspiraciones reales desde el centro del poder etc,
Porque si hubiésemos visto funcionar la guillotina, entonces a todos los líderes de este malhadado proceso los hubieran cepillado y también a sus cómplices de la MUD, pero no por opositores, sino por la radical y elemental verdad de que son parte del poder, que ajusta sus alianzas, y para ser más precisos, son tajadas que se negocian en el mercado electoral pestilente. Solo que no hubo guillotina para nadie y entonces ellos también se han salvado.

Volver A Explicar Todo # 2 Es Difícil Decidir Quién Nos Entierra Mas

Alberto Franceschi G.

14 Abril 2015

Ya empieza a ser común aceptar, como si fuesen sólidas las afirmaciones, supuestamente llenas de contenidos reales, aquellas consejas que designan y casi “adornan” nuestra identidad nacional, sobre que: “los venezolanos” somos quienes tenemos la culpa de padecer este régimen del malandraje rojo, por ser cómplices, dicen unos, por ser tarados dicen otros, por oportunistas irresponsables, por ser corruptos y ladrones innatos, y un largo etc.
Nuestra mayor calamidad histórica como nación sería aceptar esa ideología, como portadora de una realidad sustancial , por la sencilla razón que nos desmoraliza, corrompe y sobre todo genera un escepticismo definitivo sobre la vocación histórica de nuestra propia identidad nacional, asumiendo las peores consecuencias: la de hacer de nosotros una simple polvareda humana y acatar que seamos solo una horda, sin la menor cohesión y donde una especie de canibalismo sociológico lleva a cada quien a desatar su propia cacería de recursos de sobrevivencia, así sean mal habidos porque todo vale, sin ningún parámetro ético, sin censura ni límites. Y eso amigos no podemos aceptarlo porque sería resignarnos al advenimiento de la barbarie. No hablamos ni siquiera de una vida tribal porque ello supone: el bien de la tribu y su autodefensa contra las concurrentes.
Hablamos si esa fuese nuestro único destino el atenernos a una situación históricamente inédita de descomposición social en un conglomerado mayoritariamente urbano, absolutamente desarticulado y anárquico, peleando violentamente por metros de hábitat y dependientes de circuitos de aprovisionamientos en manos del hampa disfrazada de mercado negro, o dicho más crudamente aun aceptando esa tutela de los dueños de ese mercado.
Me imagino que todos conocen que de una situación así, solo se sale con la tiranía del segmento más desalmado, que logre volver a poner orden y estratifique con sus propios criterios el acceso a los bienes, por definición excluyentes y que debería escoger formas de autoridad de los que no alcanzamos a prever su signo.
Una de nuestras grandes irresponsabilidades como nación es la creencia de su mayoría sobre que seríamos inmunes a los efectos del caos, por no percibir lo demoledor de la acumulación de los factores que lo incuban de forma casi imperceptible en nuestra cotidianidad.
A esta altura de enunciados cabe preguntarse ¿Cómo es posible que Chávez y el chavismo durante 16 años haya contado, aun siendo fraudulento TODO su proceder y particularmente el manejo delincuencial del sistema electoral, sin embargo siempre haya contado con grandes comparsas en los sectores políticos a cambio de una contraprestación de miserables migajas que hacen ricos, o comensales de segunda, a algunas decenas de miles de los miembros de las clientelas opositoras?
Para imaginar un país definidamente perdido, y felizmente no es ese el caso, deberíamos imaginarnos todos nosotros como una masa de cínicos cayéndose a dentelladas por el famoso ingreso petrolero, ahora en radical mengua, una vez desaparecida la coyuntura de precios altos y sobre todo habiéndose esfumado la masa de ingresos e impedido acumular las reservas por haber sido dilapidadas por el gigante galáctico y sus secuaces todos estos años con despilfarro y saqueos.
Me cuento entre los millones de venezolanos que NO aceptan, es más que detestamos, más aun sin ser ingenuos, que se nos considere responsables de las calamidades que hoy padecemos.
VENEZOLANOS es mucha gente. No podemos aceptar esa generalización de compartir iguales responsabilidades, sin correr el riesgo de hacer incomprensible nuestra realidad, además de nuestra historia y por sobre todo, si aceptáramos las consejas fatalistas, nos condenaríamos a la inviabilidad futura de nuestra nación.
No creo, para abreviar que un anónimo yanomami, hundido en su selva contemplando impotente a garimpeiros que destruyen su hábitat, tenga la misma responsabilidad que el Señor Lorenzo Mendoza que se dice maneja con su empresa el 8% del producto bruto interno de nuestra economía nacional.
No pueden concebirse equivalentes las responsabilidades de una pareja de emigrados en Weston, Florida, que durante 14 años pudieron terminar de levantar a sus 3 hijos y graduarlos, manteniendo una bella familia de recursos modestos pero de grandeza espiritual, con por ejemplo el señor F. Bernal que ya dirigía en 1990 una banda de atracadores a blindados siendo miembro de la Policía Metropolitana, teniendo como compañera de fechorías a la hoy “Primera Combatiente” y que 25 años después siguen juntos, reestructurando la fuerza de choque de los “colectivos” violentos que controlan el hampa caraqueña, tarea que comparten con su misión paramilitar como fuerza de apoyo a Maduro y de chantaje político incluso contra otras fuerzas paramilitares concurrentes.
No son equivalentes, ni comparables, aquellos que perpetraron como criminales contra su nación la participación obscena como grandes magnates financistas de la campaña de 1998 y plutócratas mediáticos que inclinaron con su opción la elección de Chávez en ese año y luego fracasados en su propuesta golpista de 1992 sostenerlo en el poder con candidaturas opuestas de fantoches, que hicieron el papel de legitimadores vendiendo su progenitura a la hora de declarar, luego de los escrutinios fraudulentos, la victoria del déspota o de su sucesor designado con las peores marramuncias leguleyas de ese Tribunal Supremo de hampones.
No es equivalente la responsabilidad del militante de base del PSUV que de forma ciertamente oportunista agarra una migajas del “cuanto hay pa´ eso” en su pertenencia a la clientela, que montan en un autobús para asistir al mitin caraqueño del “presi”, y de lo cual el deriva una bolsa de alimentos PEDEVAL y unos cuantos bolívares, además de la haraganeada durante todo el día de paseo y jolgorio “entre camaradas”, con la sobresaliente alcahuetería y alineamiento represivo de defensa incondicional de las tropelías del gobierno despótico contra miles de venezolanos desde el alto mando militar con el General Padrino López, a la cabeza como antes lo fueron los jefes desde el General Salazar en 1999, quienes no solo disciplinaron las FFAA ante la “obra” de destrucción nacional de Chávez, sino que siguen bajo de las órdenes de quienes están en declarada misión de hacer trizas el estado venezolano, que en el camino se lleva por delante la existencia misma de las esas FFAA.
Empecemos entonces a distinguir taxativamente que la responsabilidad de los venezolanos en general no puede ni debe ser confundida con la responsabilidad específica de las élites que con nombres y apellidos son los responsables directos del desastre nacional.
No voy a dar los consabidos nombres porque muchos han rectificado y pasado años tratando de borrar sus huellas, pero no se crean a salvo de lo que seguiremos escribiendo, no por el gusto de reabrir heridas, sino por la contumacia implícita en muchos de esos grandes jerarcas de la vieja clase política y económica, que se han convertido a lo largo de estos años en cómplices disimulados del hamponato gobernante pero cuya habito sigue siendo leal con la redundancia de su manía de estar cerca del poder, para derivar algún gran beneficio, así sea pastoreando traiciones que son en extremo útiles, a esta piltrafa de régimen desahuciado, pero aún vivo y con capacidad enorme de hacer mucho daño.
Quienes deliberadamente andan siempre repartiendo en forma general esa responsabilidad SOLO buscan ocultar las responsabilidades de elites específicas, incluso con notorias incumbencias individuales que por ese mecanismo de generalización son disueltas y por lo tanto tramposamente ocultadas del escarnio público.

El amigo JUANPARAO redacto esta nota interesante sobre este articulo

Sr. AF…: La generalización es una actitud muy común que no lleva a ninguna parte, porque comprende muchos aspectos que deben ser separados para su análisis.

Así lo han entendido los expertos en Análisis Situacional y poco a poco han ido desarrollando técnicas de análisis cada vez mas refinadas.

En que consiste el Análisis Situacional ???… Consiste en saber si estamos frente a un problema… o si estamos frente a una decisión por tomar… o si estamos frente a los problemas en potencia que puede generar una decisión por tomarse… o si necesitamos separar mas los elementos porque la generalización sigue presente… No es lo mismo abordar un problema específico que abordar una “problemática”(generalización)…, por lo que el “proceso de separación” se hace necesario para pasar de lo general a lo específico… La consigna es siempre separar y separar, hasta llegar al hueso.

Quien nos entierra mas ???… Puede ser nuestros propios errores… o la tradición legal absolutista que padecemos… o la corrupción…, o los antivalores socialistas…o la MUD… o que se yo, pero en todo caso estamos partiendo de generalizaciones que deben ser separadas en sus elementos mas básicos.

El título de su entrega : Es difícil DECIDIR quien… … …, manifiesta un error técnico…., porque no hay nada que decidir… Si usted quiere saber cual elemento pesa mas en nuestro descalabro de hoy, el análisis debe ser llevado de otra manera.

Las salas situacionales profesionales trabajan con protocolos que sirven de guía.

Espero que esta contribución sirva de algo.

Volver a explicar todo #1 URSS, China, Cuba, Venezuela ¿Algo en común?

Alberto Franceschi G.
14 de abril de 2015

Una vez el Emperador Napoleón Bonaparte sentenció: “no despertéis al gigante chino porque todos tendremos que lamentarlo”. Dos siglos después ha ocurrido que nada hubo que lamentar sino celebrar, que a 35 años del reintegro de China Comunista, a una relación plena de ella con la economía capitalista mundial y con el sistema legal de la ONU, emprendida por el visionario Presidente de USA Richard Nixon y su secretario de Estado Henry Kissinger, China sea hoy uno de los pilares del dinamismo económico y tecnológico del planeta, desde que su líder Deng Tsiao Ping desde 1978, inició la modernización de esa, la más populosa, nación de la tierra.
Solo a ignorantes consumados se les puede ocurrir seguir pensando que China sea lo que si fue en el pasado, como realidad de potencia de economía estatista y casi autárquica con un sistema político totalitario de partido único y con una burocracia omnipresente.
Lo que sigue imperando allí es efectivamente una enorme burocracia casi absolutista, pero a diferencia de la etapa anterior (desde su fundación en 1949 hasta la muerte de Mao) esta clase dominante debió modernizarse y generar mecanismos de logro de consensos muy complejos, que incluyen la renovación regular y previsible de sus autoridades a todos los niveles.
Los cambios en la base social del estado chino, sigue también modificando la estructura de la clase burocrática gobernante, que modifica radicalmente sus conductas de maleabilidad en sus adaptaciones, para seguir sosteniéndose con una gran movilidad del ingreso y ascenso a ella de nuevos componentes, surgidos de la economía privada y mixta (asociada al estado) ganando con ello “legitimidad”, ateniéndonos por supuesto a una muy distinta óptica, para ver el desarrollo de esa sociedad de cultura y orígenes históricos extremo-oriental, en todo y por todo distinta a nuestros parámetros occidentales.
Olvidémonos, para empezar, de reclamar a los chinos las prácticas de la democracia formal representativa. En esa nación imperan otros valores, otros fines, otras NECESIDADES, donde por ejemplo obtener abrigo, comida, salud, transporte y educación para 1.600 millones de seres humanos no es algo sencillo.
Habría que comenzar, para entender ese proceso histórico chino, con lo que Marx estudió someramente como el “modo de producción asiático” que implica la continuidad de tiranías de burocracias de estado, en el sistema de propiedad y en la organización y usufructo del poder de control de los medios de producción, y del propio poder político, que antes fueron propiedad de dinastías, noblezas de órdenes y clanes, señores de la guerra etc, y ahora del partido comunista gobernante, desde 1949, con importantes cambios en su funcionalidad, en los que ahora cabe la permisividad a sus miembros de pertenecer a una amplia gama de poderosas actividades económicas con nexos sociales privados. Citemos como huella de fenómenos nuevos él solo ejemplo pertinente de la corrupción, del enriquecimiento súbito de funcionarios del partido y a contrapelo de ello, la severa penalización de esas prácticas, que llevan incluso a la pena de muerte ejemplarizante de algunos.
He querido plantear el caso de China para quitar algunas telarañas en la comprensión de nuestra propia problemática venezolana. El chavismo no es un producto histórico que tanga que ver con la construcción y menos con el desmantelamiento de un régimen comunista.
Aquí no lo hubo como en la URSS o en China, y por lo tanto menos aún se dio el súbito surgimiento de un sistema que al ser desmantelado como modelo comunista de producción y distribución, sus beneficiarios más conspicuos, se vayan directo a constituir una casta hasta mafiosa de nuevos propietarios ad-hoc, que controlan los enormes recursos de las empresas del estado que se desmantelan y toman forma de apropiación delictiva del grueso de ellas.
La gran movilidad social China se produjo al permitirse empezar por las grandes medidas de modernización económica que indujeron a la modernización de la propia burocracia gobernante.
En Rusia, que heredó los males de la URSS, el estallido político bajo Gobachov-Yelsin realizó el mismo proceso chino, pero en el más absoluto desorden y con el desarrollo previo de una enorme mafia del mercado negro.
La mafia político-militar-policial no es casualidad que tenga como eje a Vladimir Putin, una personalidad icónica que fue y sigue siendo el jefe de la siniestra policía política que mantiene el poder desde hace 20 años.
Al parecer, en la Cuba de los Castro, también habría comenzado a producirse una evolución que los demócratas de Obama y los Clinton quieren acompañar (y la derecha republicana hacer abortar) y que implicaría un viraje hacia la restitución de la propiedad privada y de bienes de producción incluso en manos del odiado “capital imperialista” manteniendo en lo sustancial, como en China, la burocracia totalitaria del partido comunista, ejerciendo el poder aunque deba flexibilizarse, si o si, dado el fenómeno de las peticiones democráticas y en particular las libertades, de la enorme emigración cubana anticastrista en Florida y el enorme papel que debería cumplir en la reconstrucción capitalista cubana hasta ahora tímida, pero de grandes expectativas futuras.
EL caso venezolano es algo muy distinto y por eso el interés de colocarlo en la perspectiva de esas naciones donde si hubo revoluciones poderosas, estatizaciones totalitarias en su economía y edificación de una burocracia de partido único.
Venezuela no tuvo, no tiene y NO TENDRÁ nada que ver con lo ocurrido en esas sociedades. Aquí hubo fue un Estado de economía petrolera rentista, de capitalismo dependiente, subordinado al capital financiero mundial y deformado por el excesivo control estatista, derivado de los intereses de las maquinarias clientelares de los partidos políticos y las élites económicas allegadas al privilegio sobornado del favoritismo gubernamental, que les deparaba ventajas a unos u otros de los grupos empresariales, según fuesen los núcleos dominantes de la maquinaria del Estado rentista.
La tradición jurídica heredada del imperio español otorgó al Estado la propiedad del subsuelo, y a esto se añadió la vorágine de acumulación de propiedad terrateniente por parte del Estado sobre todo desde 1959, para sus proyectos “distributivos” de patente populista.
Si a esto agregamos que bajo esos mismos preceptos se acogió el modelo CEPAL, desde principios de los años 60, bajo el modelo adeco-copeyano socializante y se impulsó una inmensa inversión pública, subsidiada por esa enorme renta petrolera, el crecimiento del “estado empresario” y toda la gama de empresas (CANTV, CVG, PDVSA y cien otras) resultó generando que la economía privada y la mayoría de las grandes empresas y bancos, en muchas formas ligados a ese capital estatal, se hicieron subsidiarios receptores activos de bajos costos, por insumos artificialmente bajos, más bien pagados por el ingreso del país.
Lo más lógico también es que esas empresas privadas, que producían ganancias inmerecidas, dada su escasa productividad propia como capital privado, resultaron dependientes de ese maná público de forma cada vez más parasitaria.
Todo ello terminó por hacer casi lógica también la aparición y reforzamiento permanente de esas elites de “guisadores” ligados al clientelismo político y a sus colosales privilegios y capacidad corruptora.
El chavismo y su peor herencia el madurismo-diosdadismo representa en realidad una ESTRICTA CONTINUIDAD del modelo económico montado sobre la exacerbación de TODOS los parámetros que fueron hegemónicos durante los últimos 50 años.
Lo único distinto es que de forma cínica y empleando a fondo la palanca del resentimiento social y la demagogia, el chavismo se propuso y logró una alteración importante en la conformación de las elites beneficiadas, constituyendo un nuevo segmento muy numeroso, que puede ser cuantificado en algunas decenas de miles de nuevos ricos y de viejos ricos reciclados de multiplicada fortuna, que fue ahora obtenida en los últimos 10 años a expensas directas y delictivas, por apropiación de la renta petrolera, distribuida por vía del control de cambios. CADIVI.
Ya en tiempos de anteriores esquemas de CONTROL DE CAMBIOS como RECADI, los auxilios financieros, condonaciones masivas de deuda, venta de activos de FOGADE etc. las viejas clientelas de AD, COPEI, MAS, Calderismo, etc, habían ensayado en niveles, ya escandalosos para esos tiempos la apropiación delictiva del ingreso petrolero, (habían multimillonarios ex ministros, ex PDVSA por ejemplo) pero el caso más famoso fue el de las corruptelas de RECADI “los banqueros me engañaron”, Jaime Lusinchi dixi, y por supuesto las enormes estafas bancarias bautizadas “auxilios financieros”.
EL CHAVISMO NADA INVENTÓ, sencillamente no guardó recatos, innovó formas más perversas de expoliación y depredación de bienes públicos, multiplicó su demagogia social de distracción, bajo el amparo de su régimen político, financiando todo con una excepcional entrada de divisas que le permitió TODO, o casi todo, porque su demiurgo no pudo evitar morirse de un cáncer, pese a que su Cuba que debía curarle, se llevó, sin esa contraprestación, decenas de miles de millones de dólares que nos chulearon sus burócratas.
Lo original del chavismo es no exigir una contrapartida en producción creciente para obtener, como bajo el sistema clientelar de AD-Copei, MAS, Calderismo, un mayor subsidio obsceno de las ganancias capitalistas, menos aún en la burguesía bancaria donde el parasitismo se hizo extremo.
El tráfico de influencias el malandraje y el latrocinio masivo directo sustituyó la intermediación de producción con insumos importados, comercio exterior y manejos financieros privilegiados.
Por necesidades del hegemonismo político y su arbitrariedad consustancial con la ignorancia y autoritarismo de toda esta clase de bárbaros e improvisados sabiondos, haciéndose vías de poder para obtener enriquecimiento expedito, todo el modelo terminó por naufragar desde el tramo final del propio poder de Chávez y se hizo explosivo en esta fase terminal de Maduro-Diosdado, previo al simple estallido, y es de este tema, su diagnosis y prognosis que nos ocuparemos en las próximas reflexiones. Porque es necesario VOLVER A EXPLICAR TODO.