Festivales XI ENCUENTOS DEL CINE SUDAMERICANOS EN MARSELLA

encuentros-con-el-cine-sudamericano-de-marsellaPARA ENTENDER NUESTRO CINE

Desde Marsella se reportan los amigos venezolanos Atahualpa y Diana Lichy, director artístico y directora técnica de los XI Encuentros de Cine Sudamericano, que concluyeron el pasado 3 de abril en la hermosa ciudad francesa, para informar sobre la premiación de este importante cita anual. Ya son once las ediciones de un espacio abierto a la difusión y discusión de la producción de esta parte de nuestro continente. Este año el Jurado Oficial estuvo constituido por Michel Bellier, dramaturgo, guionista y actor, Ives Jeanmougin, fotógrafo, Thierry Lanfranchi, director de cine, y Natacha Roux, directora y especialista en montaje. Ellos decidieron compartir el Colibrí de Oro, máximo galardón, entre el film chileno La buena vida, de Andrés Wood, y el brasileño Chega de Saudade, de Lais Bodanzky. Según el acta del jurado, el primero  es “una construcción sofisticada al servicio de una narración límpida. Cuatro destinos que se rozan, se igualan, se reencuentran, ligados, unos y otros, sin saberlo. Una película plena de vitalidad y de ternura que atraviesa las clases sociales, las generaciones y que nos habla de una sociedad mucho más próxima de la nuestra de lo que uno puede pensar”, mientras el segundo es “una película coral a puerta cerrada. Un torbellino sensual de vidas que se entrecruzan y, llegadas a la edad de los renunciamientos, deciden, sin embargo, dar alegría a sus corazones. Ponen deseos, sensualidad y sexualidad porque la vida es siempre más fuerte que la vejez”. Este entusiasmo por nuestro cine es el fruto de una labor ardua y permanente de un grupo de profesionales, gracias a la organización de la Asociación Solidaridad Provenza-América del Sur, ASPAS.

El Premio Especial del Jurado recayó esta vez en el documental peruano-canadiense Americano, de Carlos Ferrand, que fue galardonado “por la discreción de su mirada y la agudeza de su cámara, esta película ofrece todos los elementos para interrogarse sobre ‘la americanidad’. Sin jamás retroceder frente a la complejidad de los temas que plantea, el filme cuestiona el pasado sin prever el porvenir, pero haciendo brillar una luz de esperanza que ilumina las turbaciones de los tiempos actuales”.

Una de las particularidades de todos los filmes de esta selección 2009 es la de siempre poner de manifiesto lo colectivo, mostrando a seres que buscan vivir juntos en las dificultades como también en la alegrías. Para acompañar e ir en el mismo sentido, el jurado decidió que los premios de interpretación sean colectivos. Por eso el premio a la  interpretación femenina es atribuido integralmente al reparto femenino de Chega de Saudade. El premio de interpretación masculina también recayó integralmente al reparto masculino de la misma película brasileña.

El mejor cortometraje fue el mexicano Café Paraiso, de Alonso Ruiz Palacios por ser “una película que comprende el problema de la inmigración y de la integración a través de lo imaginario, lo diferente y el humor, realizado por comediantes que muestran un placer comunicativo al actuar”.

Por otra parte, como cada año, fueron otorgados los Premios del Jurado Joven, como una ocasión para los estudiantes marselleses de elegir entre la selección oficial la película de largo y cortometraje que ellos prefieran. Este año los miembros del Jurado fueron Aurélie Amadeo, Nicole Henry, Nouer Nesh-Nash, Félix Mundler, Florent Kerguignas, Vicente Mastio y Julien Morilha, quienes eligieron como mejor película al documental peruano-holandés-alemán El olvido, de Heddy Honigmann “para rendir homenaje a una realizadora que ha sabido hablar de su país, a través de sus habitantes , y de una manera admirable y con enorme sinceridad”. La Mención Especial de Largometraje fue pára Chega de saudade de Bodanzky, la película más popular en el festival, porque “evoca la alegría de vivir de personas mayores, un tema muy pocas veces trabajado. El jurado de los jóvenes se ha reconocido en las historia de esos bailarines, y gracias a una puesta en escena impecable y de diálogos contundentes, nos hemos reído mucho o nos hemos emocionado por estos personajes”.

El Premio del Jurado Joven para el cortometraje fue para el venezolano Cunaro, de Alejandra Henao, por ser “una obra que evoca una historia universal, la de las relaciones que mantienen una nieta con su abuelo, las de hombres y mujeres bajo el peso de las tradiciones. Hay que agregar la belleza del decorado y un trabajo sublime de los actores”. La Mención Especial correspondió al peruano Interior bajo izquierda, de los hermanos Diego y Daniel Vega: “Oculto bajo un humor negro despiadado, un filme que no duda en denunciar la influencia de la televisión en la casa de una pareja de personas mayores, un poco abandonadas”.

Los Premios del Público fueron para el largometraje puertorriqueño El clown, de Pedro Adorno Irizaberry y Emilio Rodríguez Vázquez, y para el cortometraje mexicano Carretera del Norte, de Rubén Rojo Aura.

Esta undécima edición presentó 34 películas (cortos y largometrajes), de los cuales 8 largos y 15 cortos en competición oficial. Se realizaron más de 46 sesiones de proyección en Marsella  en La Friche La Belle de Mai, el CRDP Aix-Marsella, el cine Pathé Madeleine y su prolongación hasta el 12 de abril en la Región Provenza Costa Azul en La Ciotat, Manosque, Digne, Forcalquier, Saint-Bonnet en Champsaur.

El Presidente de esta undécima edición, el director argentino Carlos Sorin, presentó en “avant première française” su último filme, La ventana, junto con dos de sus películas en el marco del homenaje al Humor en el cine latinoamericano. Igualmente, Carlos Sorín realizó una Lección de Cine en el IUFM , es decir, el Instituto Universitario de Formación de Docentes.

Ahora comienzan a preparar los XII Encuentros del Cine Sudamericano en Marsella 2010.

Escribir Respuesta